Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El Tri

La raza vibró con El Tri

Cronista: Gentileza: Matyas González | Fotos: Beto Landoni

27 de Agosto, 2006

La raza vibró con El Tri

El pasado domingo se presentó en Flores El Tri. Dos horas de rock de pura cepa. Invitados varios, risas, críticas a los yanquis, imágenes y más. Un show de puta madre

Arribando desde las zonas rockianas del gran-rico Buenos Aires llegaron La Covacha y Los Gardelitos para acompañar, el domingo por la noche, y bajo las estructuras de El Teatro de Flores, a la banda más representativa del rock mexicano: El Tri. Conjunto, que al mando de su líder Alex Lora, leva más de 37 años en las rutas y acaban de editar su 40 álbum, “Más allá del bien y del mal” .

Brindaron un show con las características particulares que el mismo Lora sabe impregnar: humor, letras fuertes y directas, 2 guitarras, armónicas y teclados bluseros, sumado a una personalidad inquieta que atrapa de un líder que siente el rocanroll en sus entrañas y lo define como un deporte. Y, encima, invitados, sorpresas e imágenes proyectadas y conectadas con los sonidos.

Una retrospectiva con las carátulas de sus discos sobre un fondo mexicano-argentino, guitarras, distorsión y la voz curtida y potente de Lora (quien era visto aerografiado en un gran paño detrás) eran algunos de los condimentos. Fue el punto inicial de la noche Tri-cotera, una guitarra masturbada y eyaculante sobre el escenario y al ritmo de “Todos somos piratas”. Se notó una conexión particular con su público: agites de brazos en vaivenes-ola en las llamadas rolas, juegos de derecha e izquierda para ver quién grita más fuerte sus estribillos, modismo a veces zarpados, a veces inocentes, sinceros, crudos o infantiles, y más. Todo sumergido en una humildad notable y un auto-amor a su gran banda.

Hubo puteadas para los “Pinches políticos rateros”, para Schwarzenegger (el “Gobernador” de California) y también reflexiones y homenajes para los niños que pasan real hambre en el mundo. “Ese niño no conoce el amor”, los pibes de Cromagnon, con una canción tan frontal, directa y pura que provocó el aplauso más sentido, además del minuto de “desmadre” pedido por los que ya no están. Una para el gran revolucionario Ernesto “Che” Guevara, quien se vio reflejado en cientos de imágenes sobre las pantallas.

Como primer invitado de la noche estuvo el ex A.N.I.M.A.L Andrés Giménez para “Todos necesitamos de todos”, le siguió Eli de Gardelitos en “Nunca digas perdón, entre armónicas y riffs. Hacia la mitad del show, y anunciada como la hora feliz, Luciano Napolitano, semilla de nuestro querido Pappo, acompañó con la mismísima guitarra “paja-mano” de Alex en “Todo lo que hago está mal”, canción de El Tri que recuerda también a algún párrafo del desaparecido bluesman de La Paternal.

Uno de los puntos más altos de la noche se dio con la canción “Nostalgias de fin de siglo”, donde una proyección continua de los personajes más hermosos e importantes de nuestro siglo se fueron sucediendo. Y fue la gente la que levantó sin poder parar de saltar, agitar, bailar y gritar, una vez transformándose en el factor más poderoso.

Hacia el final, y como últimos invitados, se sumaron Salva (cantante de La Covacha) y las Chicas-rocker-trío de Q’ Acelga. Llegaron los bises y los obsequios para el público, discos y remeras, además de 2 horas de puro rock en español y una “positividad” entera, llena de homenajes, recuerdos, menciones, pedidos, putedas y risas.

Y un líder, un Alex Lora experimentado, libre, gracioso, directo y enamorado de todo. De las mujeres, del público, de El Tri, de la vida, del rock. Una banda querida y respetada, que representa como pioneros un estilo único, con una vigencia rollingstoneana que regaló, regala y sigue regalando a las razas rocanrolleras de cada rincón de este lado del mundo, lo que ellos necesitan...

TODAS LAS FOTOS