Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Las Manos de Filippi

Sábado de “Manos” por la noche

Cronista: Gentileza: Jose Alberto Ferrentino | Fotos: Beto Landoni

02 de Septiembre, 2006

Sábado de “Manos” por la noche

Las Manos de Filippi se presentó el pasado fin de semana en El Teatro de Colegiales. Contrastes y  ambigüedades para una banda que se dedica a protestar... y a bailar

En los alrededores predominaron los pantalones a cuadros, las zapatillas de lona, los sweaters de lana y, sobre todo, las ganas de ver a una banda que por distintas circunstancias (algunas como la predisposición a brindar un gran show más allá de las limitaciones musicales) lleva más de diez años arriba del escenario.

Vestidos de raperos, terroristas musulmanes, con una pollera escocesa y con una máscara de gas, salieron al escenario los integrantes de Farsa Realidad, que con un cierto enfadado hacia el sistema se encargaron de repudiar los puntos más sublimes del mismo: George Bush, la Iglesia, el atentado sobre Hiroshima y Nagasaki por parte de los norteamericanos, y otros temas de actualidad. Durante mas de media hora hicieron de su música rapera con mezcla de rock, un culto a la mente de los personas dejando algún mensaje que diera para pensar.

Pasadas las nueve y cuarto de la noche, desde el interior del escenario (con el telón cerrado) se escuchó la voz del cantante y guitarrista de Las Manos, Mosky, pedir organización y vislumbrar un inicio a todo vapor. Justamente “Organización” fue el primer tema y con éste una sucesión de hechos encadenados, que contenían alegría y aplausos para los músicos.

Los vientos funcionaron a pleno. Claro, con la participación de Manu (La Renga), difícilmente el tema podría desentonar. Pero el sonido, de manera imperceptible, comenzó a subir y a producir acoples entre los instrumentos, haciendo sonar más fuerte a los vientos que a las guitarras y las voces; una constante que se mantuvo a lo largo del recital y degeneró el mismo.

El segmento “religioso” estuvo ocupado de un cura que devolvió plegarias al cielo mientras, de manera irónica, buscó convencer a los jóvenes de lo importante que es la Iglesia, de los adoctrinamientos incesantes a lo largo de la historia y de los efectos que eso produce en estos tiempos. El arrojar ostias al público, hojas de la Biblia y bendecir al público fueron acciones que cobraron vida mientras la banda interpretó temas tales como: “Biblia” o “Cristo Dios”.

Videos con imágenes de fondo y la gente, sin desbordar el lugar, alentó al ritmo de “Vamos las Manos la puta que los parió...”. Los demás, saltaron con los ritmos reggaes o simplemente se asombraron al ver bailar a su voz principal, Hernán Cabra de Vega; no era para menos, éste danzó con un estilo muy Johnny Tolengo (Juan Carlos Calabró).

Invitados y más invitados desfilaron por la pasarela de madera: “Diego” de los Decadentes, “Maikel” de Kapanga, “Gamexane” de Todos tus muertos, y tantos otros que dijeron presente y apoyaron a Las Manos.

Pasadas las once de la noche y casi sin despedirse, interpretaron los temas “Cutralcó” y “La Puntera” para dar cierre al show. Aplausos para Las Manos de Filippi y púas, palillos de batería y muñequeras para la gente y abajo el telón.

Musicalmente la banda no estuvo bien, con tantos años arriba del escenario temas como el sonido no deberían ser motivo de discordia. La fiesta que propusieron estuvo bien dirigida por los músicos, los videos muy ingeniosos, pero la música de protesta no tuvo argumentos suficientes para conquistar a los presentes.
TODAS LAS FOTOS