Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Mississippi

Un río no navegable para chicos

Cronista: | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

09 de Septiembre, 2006

Un río no navegable para chicos

La Mississippi se presentó el sábado en el N/D Ateneo para presentar temas de su próximo disco. Con la vuelta del tecladista Juanjo Hermida, la banda también recordó sus clásicos en una noche con mucho blues.

“Esto es música para viejos, sino andá a ver a Catupecu”, dijo el cantante Ricardo Tapia a un espectador. Y algo de razón tiene. En su mayoría el público de La Mississippi roza los 30 años y no baja de ahí. Igualmente, para no herir a los susceptibles, es difícil considerar viejo a una persona de esa edad, pero sí es verdad que el blues tiene más llegada a los que rondan los 25 y no tanto a los sub 20.
 
La Mississippi, que ya lleva 9 discos editados en 16 años de carrera, convocó el sábado a su público para adelantar parte de lo que será su próximo trabajo a editarse antes de fin de año. Y la gente no falló: las 688 butacas del teatro ND Ateneo fueron llenadas por aquellos que tenían ganas de escuchar blues del bueno.

Para arrancar, la banda puso en clima a los presentes con una seguidilla infalible de clásicos, de esos que siempre piden y nunca fallan. De esta manera, sonaron “Buenos Aires blues”, “El fierro”, “Todo otra vez” y “San Cayetano”. Después, empezaron a sonar los nuevos como “Amor y paz”, que según Tapia es un tema que representa dos cosas que siguen peleando contra toda la mierda del mundo. Pegado, siguió “De nuevo de vuelta lo mismo”, con el blues puro que caracteriza al grupo.

El público recibió muy bien los temas nuevos, tanto como a los viejos. Y Tapia remarcó esa actitud: “Son muy respetuosos. Esto es como estar en un bar con tres amigos”. Y así siguió “Demasiado”, otra canción nueva que habla de un desamor con una mujer (como la mayoría de las letras) y en la cual se destaca la voz pseudo gastada pero contundente de Tapia.

La audiencia cantó, y algunos hasta bailaron, durante gran parte de la noche. Pero recién se levantaron de sus asientos casi al final del show cuando sonó “El municipal” (¿será que las butacas del N/D son muy cómodas?).

Minutos después, vino la pausa de los bises y todo se calmó. Pero no duró mucho: la banda volvió al escenario para tocar los últimos temas. “Panza arriba” fue el primero y devolvió el furor al público que siguió cantando y gritando en “Café Madrid” y en la última del repertorio, “Un trago para ver mejor”.

Con la vuelta del histórico tecladista de la banda, Juanjo Hermida, la banda cerró una noche donde recordaron grandes éxitos y presentaron temas de su nueva producción. A este ritmo, hay blues para rato.

TODAS LAS FOTOS