Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Baradero Rock

Sol radiante para el rock

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Beto Landoni

09 de Septiembre, 2006

Sol radiante para el rock

Micro, mochila, camping… y música. Eso fue una parte de la cuarta edición del Baradero Rock. El festival realizado a orillas del río Paraná dio cierre al peregrinaje por las rutas de este año.

Un día asír no se podía pedir. Cielo celeste y noche estrellada, nada mejor para disfrutar un fin de semana alucinante. Desde temprano el pueblo se sintió copado por las tribus que llegaron a través de transportes varios. La identificación se vio, mayoritariamente, en las remeras: Almafuerte y Los Gardelitos fueron las más destacadas en presencia. Todos como único objetivo tuvieron el anfiteatro Pedro A. Carossi. A eso de las 6 de la tarde y a pleno sol, comenzó a sonar la ansiada música.

Dulce Natural fueron los encargados de abrir el festival. Parada difícil si las hay. Pero no se achicaron. Los pocos presentes, hasta ese entonces, pudieron apreciar 6 temas de aires punk. Comandados por Diego Carrizo en bajo y voz mostraron temas de Remar su última producción.

Para los pocos que se animaron a dejar los placeres de la ribera del río El Mendigo fueron los primeros en mostrar una propuesta barrial en sus letras. Algo que se caracterizó en la mayoría de las bandas que pasaron por el escenario. Temas como El barrio es mi motor, Los míos o Perdiendo la cabeza fueron algunas de las interpretaciones del grupo de los hermanos Abbiatici.

El tercer lugar fue para los locales Buffer a penas el sol empezó a caer. Con bases y melodías punk dieron un show que fue muy festejado por varios fans. Interpretaron 8 canciones entre ellas The KKK de los Ramones. Buenos Aires Karma con un rock progresivo bien de los 90 cantaron en inglés y mezclaron muy buenos riffs con bases grunge al estilo Nirvana.

Una de las cosas más importantes para destacar es el buen sonido con el que contaron todos los grupos. Salvo algunas pequeñas imperfecciones habituales en este tipo de conciertos, se puede afirmar que la coordinación sonora fue excelente. También para rescatar fue el equipo de luces que se utilizó. Esto es muy importante, ya que muchas veces esto es dejado de lado por los organizadores.

Una de las virtudes de este tipo de actos es la variedad de estilos que pueden convivir paralelamente. Y esto se pudo apreciar en grupos como La Zurda y Resistencia Suburbana o en Kerosene y Los Gardelitos. Así que fue que los “zurdos”  del oeste bonaerense irrumpieron con charangos y trompetas para realizar un colorido desfile de ritmos. Despacito fue una especie de copla hard core con una letra intimista. También los de Haedo contagiaron a los primeros saltos en comunidad de la jornada, alentados por Emanuel (cantante) fueron llevando al público a enloquecer con temas como Me piache, una especie de cumbion latinoamericano, y Andaré al ritmo de la guitarra española de Juan.  Acto seguido algo totalmente distinto: Kerosene. Un grupo con aires de AC/DC que dejó a los australianos de lado para realizar Jumpin´ Jack Flash de Los Rollins Stones, más acorde al evento. Esta banda de rock duro presentó temas con un fuerte espíritu rockero de los ´70, como ser Dame 2, En la raya o Más duro. Y dejó para el final Ruta 66 un tema tan legendario como el Rock & Roll mismo, una canción que no tiene dueño auque en estas tierras si: Pappo. El carpo la supo interpretar y hoy quien la toca sabe que después viene el reconocimiento de la gente por el dueño del blues local.

Desde La Plata llegó La Cumparsita. Una banda de rockanroll que arrastró a muchos seguidores desde su ciudad natal. Lo más destacado es la mimetización de los músicos con sus seguidores, musicalmente hablando nada para destacar. Luego fue el turno de Las Pastillas del Abuelo. Uno de los grupos que más creció el en el 2006 arrancó con Perdido y Peldaño de su disco Por Colectora. Una banda muy profesional arriba de las tablas y que dejó el ambiente caldeado para Resistencia Suburbana. Así fue que la banda de reggae integrada por Luis Alfa en voz; Cristo en teclados; Cuchu en percusión; Dr. Traka en batería; Leandro en bajo; Walter y Fabián en guitarras y coros despuntó con temas como Cultivar, Cuidado, Cosas que nadie oía o FMI. “Ustedes se preguntaran que hace una banda de reggae en un festival de rock, nosotros somos rock”, sentenció Luis Alfa para dejar en claro la actitud de la banda.

El emparedado entre los Resistencia y los Gardeles fue Almafuerte. Un enroque de público hacia la acción. Para matizar la espera la tribu entonó el himno nacional. Algo usual en los recitales de Almafuerte, no para otros. Los cánticos por Iorio y sus secuaces no se hicieron esperar. Y así fue que salió Ricardo para interpretar El Visitante, Cabeza de tractor y Patrio al hombro. Contundentes versiones y un sonido notable es lo que mostró en escena Almafuerte. “Así se toca la guitarra”, parafraseó el cantante cuando el Tano Marciello despuntaba algún solo de viola ante los presentes. Olvido de letras por parte de Dorio fue lo que empañó un poco la presentación del grupo que acaba de grabar disco nuevo (Toro y Pampa) y lo pretende sacar a la venta con las entradas para el show de Obras en octubre.

Otro enroque y la gente metalera que fue abandonando el estadio. Entonces, la fiesta gardeliana cobró forma en Cobarde para amar, Novelas Mexicanas o estamos podridos. Horacio, Martín y Eli Suárez estuvieron impecables en todo el recital. Afianzados del todo siguieron con clásicos como Amando a mi guitarra o Los chicos de la esquina. Clavados en el medio de la noche se escuchó el “Corneta no murió” tan fuerte como inolvidable por parte de la gente. Los barrios bajaron de todos lados para seguir a Gardeles. Temas memorables y una lista bastante larga fue lo que dejó bien satisfechos a todos.

Se fue el último festival rutero del año. Pasaron (y cubrimos) Las Flores, Gessell, Cosquin, Baradero Reggae, Chascomús. Todos distintos entre sí. Pero todos hermanos por el Rock & Roll.

TODAS LAS FOTOS