Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Reincidentes

Estos Chavales Reincidentes

Cronista: Gentileza: Jose Alberto Ferrentino | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

16 de Septiembre, 2006

Estos Chavales Reincidentes

La banda española se presentó en El Teatro de Flores y con su contagioso ritmo punk, y sus canas arriba del escenario, hizo vibrar a la gente.

Con el calorcito de la noche del sábado, las musculosas y los pantalones cortos comenzaban a inundar las inmediaciones del lugar. Las cervezas volaban de boca en boca antes de ingresar y una banda española esperaba conquistar los corazones argentinos.

Primero salieron los teloneros Mal Pasar que, con cinco enérgicos integrantes, revolucionaron el lugar a base de tres acordes y letras profundas. Hubo lugar para la presentación de sus temas y la conmemoración del 30 aniversario de “La noche de los lápices”, hecho ocurrido durante la última dictadura militar.

Un tiempo fuera de casa para Reincidentes, esta banda española que de la mano de Attaque 77 se hizo conocida en nuestro país y que llegó para presentar un nuevo material denominado “El comercio del dolor”, que hace alusión a todos aquellos que lucran con las desgracias ajenas, por sobre todas las cosas: la última sucesión de guerras.

Nueve y media de la noche se abrió el telón del recinto y los músicos salieron a escena entremezclados en una potente iluminación y sus clásicos como “Basta ya” y “Latinoamérica”. El mensaje era claro: repudiar a los grandes paladines “justicieros” que creen tener el control del Globo.

La bajada de línea ideológica fue constante. Primero contra George W. Bush, luego contra los españoles que asolaron nuestras tierras, y como éstos varios casos más.

Entre tema y tema la banda se sorprendía por la algarabía que había bajo el escenario. Los muchachos parecían mangueras de bomberos; ellas bailaban y pedían “hombritos” a cada rato. El pogo y el mosh, una constante durante todo el recital.

De su nuevo disco hicieron casi todo el material. Arriba del escenario demostraron que los años produjeron nuevas influencias y no fuga musical, pese a que el punk no se caracteriza por tener mucha innovación (musicalmente hablando).

El calor fue acrecentándose y con algún cambio de escenografía, y una excelente iluminación, la banda española concretó su segundo y último día en Buenos Aires, recogiendo aplausos y gratificaciones por parte del público que dio la nota y llenó en ambas presentaciones.

Para el final quedaron más y más aplausos para la banda que supo conquistar a la tribu punk argentina. El recital estuvo bien, lástima que hubo pocos invitados y escasez de condimentos, que saben llenar las bandas locales. De todos modos el conjunto español se ganó el derecho de volver a Argentina para continuar cosechando elogios.

TODAS LAS FOTOS