Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

The Locos

Gallegas locuras teatrales

Cronista: Gentileza: Gabo Mestre | Fotos: Beto Landoni

14 de Octubre, 2006

Gallegas locuras teatrales

El sábado 14 la banda española The Locos se presentó en el Teatro de Flores. Y como había declarado Pipí en una entrevista con El Bondi, el show resultó una fiesta totalmente loca a puro ska-punk

De la entrada en calor se encargó Intento Fallido y Asesinos Cereales, quienes ya habían compartido con Pipi un escenario al haber “teloneado” a su anterior banda Ska-P.

Luego de los grupos soporte se cerró el telón. La gente que ya estaba amontonada en el lugar comenzó a cantar temas clásicos del punk local para matar la ansiedad previa a la aparición de la banda principal que cerraría la noche. Sin dejar de lado los cánticos que pedían por la vuelta de Ska-P.

Al abrirse el telón se escuchó una música que parecía india dando alguna especie de introducción al show. Y ahí nomás entró el baterista Hatuey para dar comienzo al mismo. Una vez integrado el público, entró el resto de la banda y sin dar chance para pensar absolutamente en nada, o aunque sea pegar un grito, empezaron con “Paletovisión”.

Al terminar el tema, la banda saludó y Pipi hizo un breve comentario: “Esta es mi nueva banda The Locos a si que no hagáis comentarios que puedan incomodar a mis colegas”. Dicho esto en todo El Teatro se comenzó a escuchar “The Locos, The Locos, The Locos”, dándoles la bienvenida y dejando a los interpretes anonadados y muy contentos. Y si del público es de quien hablamos se podría destacar la cantidad de presentes, el pogo, el mosh, los tarareos siguiendo a los vientos y mucha, pero mucha buena onda.

El recital contó con una gran bandera con el nombre de la banda, la escenografía: una “Estatua de la libertad” gigante en Prepotencia Mundial que, en vez de una antorcha, poseía una guadaña representando la opresión del “gran país del norte”. Si hay algo que se destaca en la puesta de escena son los disfraces que usa el líder de la banda para parodiar y ejemplificar físicamente las letras de sus temas.

En el escenario se hicieron presentes el patovica de Malo Juanito (donde Pipi patoteaba al público y golpeaba con su palo de goma-espuma a quienes se le aproximaban) y un obrero millonario en el tema "Como un animal", con el cual cerraron esta locura que duró aproximadamente 2 horas. Finalmente, y como si todo lo nombrado fuese poco, en el tablado también se hizo presente un payaso haciendo malabares y bailando ska lo que le agregó un condimento especial al espectáculo.

El repertorio estuvo acaparado por Jaula de Grillos (su último material) y algunas joyas como el cameo con El gato López de Ska-P, lo que produjo un descontrol en la gente. Luego se hicieron presentes 2 covers de La Polla Records que cautivaron a los amantes del punk: Txus y Carne pa la picadora. Para terminar, y luego de un mini descanso, hicieron un popurrí con 5 de los mejores temas de la vieja banda de Pipi que descontroló a todos los presentes.

La energía de la banda es incomparable: no solo hacen lo que les gusta sino que se entretienen haciéndolo con el público. Mas allá de sus letras contestatarias, la banda posee un compromiso social claro (algo que en el ámbito local ni de casualidad se ve por más popularidad que tengan las bandas). Esto quedó reflejado en la colecta de alimentos no perecederos realizada para los comedores populares de Buenos Aires.

La banda sonó de manera prolija, excelente. Sin inconvenientes brindaron un show descomunal donde se desempeñaron con total localía y lograron ganarse toda la aceptación de éste público nuevo. Algo que se vio reflejado en los saludos y agradecimientos finales cuando su excéntrico líder se arrojó al público en un bote inflable que naufragó a los segundos de haber tocado la marea de gente

TODAS LAS FOTOS