Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ratones Paranoicos

Salud al rock & roll.

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Beto Landoni

19 de Octubre, 2006

Salud al rock & roll.

A puro rock Los Ratones Paranoicos se presentaron en La Trastienda para seguir girando

Cuando cayó la noche en San Telmo las remeras negras y paranoicas comenzaron a transitar las veredas de la calle Balcarce. Mucha gente de los barrios del oeste bonaerense y de otros lugares más se acercó para ver a la banda de sus amores.

Los chicos malos se habían brindado, el día anterior, un espectáculo tremendo tanto a nivel de sonido como de presencia escénica de los músicos por lo que repetirlo el jueves era un desafío para presenciar. Y, por suerte, cumplieron. Dieron un show contundente que, por más que los músicos exhibían un cierto cansancio, no terminó de romper los corazones rockeros de una de las bandas con más continuidad de la escena local.

Con una lista plagada de clásicos, Ratones quemó todos los esquemas. Las personas fueron entrando en calor al ritmo de los cánticos y el aliento para que salga el grupo. Cuando se abrió el telón apareció el rock & roll.
 
“Sucio gas” y “Ceremonia en el hall” fueron los primeros temas. Este último, con zapada incluida, hizo que la gente comenzara a aclimatarse con el show. Así pasaron de la oscuridad (“La Calavera”) a frenéticos colores (Rainbow).

Pero a pesar de que eran temas muy conocidos, la temperatura ambiente, a esa altura, no era la deseada. Pero ellos tenían y sabían como acelerar el motor a fondo. Los 4 tradicionales estaban acompañados por una banda de lujo en donde sobresalió el legendario armoniquista Rubén Gaitán.

Todos se tocaron la vida: Sarco arremetió con solos; Juanse le hizo frente y no se achicó; El Zorrito, ensimismado en su mundo, punteaba el bajo que daba miedo; y el viejo Roy parecía agazapado, esperando para estallar en cualquier momento.

Y la adrenalina siguió en aumento con temas como “El Vampiro”. Saltos, banderas “censuradas”, chicas en hombros y… fiesta. Se empezó a calentar la noche. Sólo estaban regulando motores. Y vino un doblete impresionante. Primero: “El Tren de las 16”, seguido por “El Rock del pedazo”. Sin palabras para agradecer tanto rock. Y así fueron quemando el gas. Pasaron algunos amigos como Déborah Dixon (ex Blacanblus) y Toti de Jóvenes Pordioseros.

Pero uno de los mejores momentos de la noche fue, justamente, con la intervención de un invitado. Leonardo De Cecco, el batero de Attaque 77, se subió al escenario y se acomodó en una batería, pero no en la de Roy. Así fue que se inició un duelo de “rompedores de parches” que se convirtió en una muestra de virtuosismo increíble.
Una noche en donde estalló la buena música. Y muchos temazos. “Cowboy”, “Rock del gato”, “Vicio”… no faltó nada.

Nadie se quedó con ganas de más. Y no porque estuvieran satisfechos, sino porque fue tan fuerte el cachetazo roquero que recibieron que, por respeto, no se pudo pedir más. Salud al rock & roll.

TODAS LAS FOTOS