Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Logos

Plan para la destrucción de El Teatro

Cronista: Gentileza: Pablo Gabriel Krause | Fotos: Beto Landoni

21 de Octubre, 2006

Plan para la destrucción de El Teatro

El sábado, Logos festejó por partida doble en El Teatro Flores. A sus quince años de carrera, se le sumó el lanzamiento de Plan Mundial Para la Destrucción, un disco que se venía anunciando desde hace tiempo, y que finalmente vio la luz en este 2006.

Después de varios años de espera, Logos logró editar Plan Mundial Para la Destrucción, su cuarto trabajo discográfico, y este último sábado, realizó la presentación oficial El Teatro Flores. La banda liderada por Alberto Zamarbide, mítica voz de V8, festejaba además sus quince años de carrera, aunque lo cierto es que no fueron quince años “ininterrumpidos”, ya que el grupo llegó a disolverse, cuando Zamardibe se radicó durante algunos años en Estados Unidos.

Aún así, la ocasión no era poca cosa, y así lo entendieron las más de 1500 personas que -literalmente- coparon el Teatro de Flores. Los muchachos de Blindado (la banda soporte), agradecidos, ya que pudieron mostrarse ante un público que difícilmente alcancen a convocar algún día, al menos a juzgar por lo que exhibieron el sábado.

Lo cierto es que el clima en el local de Avenida Rivadavia era inmejorable. La ansiedad y la adrenalina que se percibía en la gente era incluso contagiosa, y para el momento en que se abrió el telón, “Arden en el Cielo” hizo que el lugar pareciera estallar.

Sobre el escenario, la guitarra de Miguel Roldán llevaba la posta, acompañado siempre por la inconfundible voz de Zamarbide, pero es necesario recalcar la nitidez del sonido, algo poco común en la gran mayoría de los recitales del género en el ámbito local. Si bien el heavy es un estilo donde las guitarras son las figuras principales, podían distinguirse claramente todos los instrumentos, incluso un percusionista invitado que, créase o no, aportaba panderetas, maracas y diferentes tipos de percusión a temas como “Necios” o “Marginado”, que podían distinguirse incluso cuando Marcelo Ponce arremetía salvajemente contra los parches de su batería. Punto no sólo para la banda, sino también para el sonidista y el lugar, que mostró una gran evolución en cuanto al sonido de principio de año a esta parte.

El show se iba tornando más y más emotivo con el correr de los temas, tanto para quienes estaban arriba como debajo del escenario. Zamarbide anunció “No te rindas” como “el grito que nos identifica”, y la gente terminó “cantando” el solo de guitarra, a tal punto que Roldán optó por dejar de tocarlo y permitir que el público lo coreara.

Antes de arrancar con “La Industria del Poder”, tema que dio título a su primera placa, Zamarbide dio a entender que tienen planeado volver al Teatro de Flores antes de fin de año. Textualmente: “nos volveremos a encontrar aquí en diciembre seguramente”. En lo que respecta a lo estrictamente musical, hay que destacar la labor de Walter Scasso, que se despachó con un sublime solo de bajo.

Tratando de no caer en el lugar común, lo cierto es que Logos confirma ser una potencia dentro del heavy nacional, a pesar de lo intermitente de su carrera. A nivel discográfico han conseguido cosechar un catálogo de gran calidad, a pesar de contar sólo con tres discos de estudio. Además, la presentación en El Teatro confirmó que cuentan con un marco de público del que no muchos pueden alardear dentro del género, y por sobre todas las cosas, que pueden defender su propuesta profesional arriba de un escenario.

TODAS LAS FOTOS