Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Guasones

Mucho de cal, una de arena

Cronista: Gentileza: Sebastian Saavedra | Fotos: Beto Landoni

18 de Noviembre, 2006

Mucho de cal, una de arena

Guasones tuvo su bautismo en el Pepsi Music con un show de alto vuelo, a pesar de que el Estadio no lució colmado. De paso, aprovecharon para grabar su primer Dvd

El debut tuvo todo. Una parte eléctrica con todos los climas, más de dos horas de show, un set acústico (casi “planchado” por Facundo Soto), y una respuesta festiva del público. A Guasones, no se le pudo pedir nada más. Es que los liderados por Soto sonaron afilados en cada una de las versiones, tuvieron un excelente sonido en todos los temas, y por más que el ex Obras Sanitarias no estaba al palo (había unas 3.000 personas), los de Plata apostaron fuerte, y se llevaron un más que aprobado.

La lista empezó bien up. “Soledad” fue el tema de apertura, y al toque sonaron “Con la casa en orden”, y “Estrellas”, para delirio de los fans de la vieja guardia y de los que viajaron desde La Plata en la fila de bondis que esperaba sobre Libertador. Luego, Soto, tuvo el primer contacto con la gente: “Hola... Ehh, gracias por estar amigos”, dijo el explícito cantante platense, que por momentos lució atado comparado con otros shows (¿habrá sido debido a la grabación del Dvd?).  Al toque, vino el set bajonero-romanticón, y las chicas se subieron a todos los hombros disponibles para corear “y quiero enloquecerme de amor”, de “My love”, “Todavía que te quiero, y no quiero quererte otra vez”, de “Todavía”, y los enganchados “Es tarde”, y “Down” (el más festejado, ya que es el último corte de la banda).

La fiesta ya se había comido una hora y media (con la participación de Wálter Piancioli de Los Tipitos incluida) y para sorpresa de muchos parecía acercarse el final. Sí, es que la banda ya se había despachado con un par de clásicos como “Shaila show”, “Estrellas”, “Eso estaba bien” (ese tema que habla del poder de la imaginación sexual en la adolescencia, con un video bizarro, pero de más gracioso), y “Caballo loco”, pero... Si bien amagaron con despedirse,  cuando se fueron a camarines, aparecieron los sillones, y pintó el acústico...
Tres violas acústicas, armónica, percusión, teclados, y coros femeninos afilados, armaron el clima para que sonara “Magdalena”, “Hombre de La Plata”, “Reyes de la noche”, y hasta una versión acertadísima de “Mr Jones”, de Sui Generis. Eso fue parte de ese rato de acústicas que Soto amagó con suspender: “Loco, ¿y si planchamos el acústico? Vamos arriba, arriba, je je”, ¿bromeó?...  Es que se notó que si bien estaba todo previsto, a la voz de Guasones le cuesta quedarse sentado y no ir y venir bailando por todo el escenario.

Y el final, llegó con todo. Primero un clásico que parece abajo, pero donde la gente poguea en cámara lenta como “La flaca Pili y el Negro Tomás”, y después los hiteros y fiesteros  “A mi lado”, “Paranoia 26”, “Un viento fuerte está soplando” y “Amaneciendo”. De yapa, Facu cantó con 3.000 personas a coro “Chica de ojos tristes”, para cerrar una gran noche, con reflexión incluida: “Soñábamos con estar acá, queríamos estar acá. Y ustedes chicos, hicieron posible que estemos acá (sic)... Gracias”.

Guasones cumplió. Los que fueron, también. Una banda rockera calamaresca, que cosecha amores y odios con un showman especial, que escribe y contagia de igual manera en un rock, que en una balada. Esto es Guasones. Al que le gusta va, y al que no le gusta... Se lo pierde.

TODAS LAS FOTOS