Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Tristemente Celebres

Vos y tu rock nacional

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Beto Landoni

08 de Diciembre, 2006

Vos y tu rock nacional

Es viernes, querés escuchar un poco de música y la mejor opción es conocer el nuevo Teatrito para ver a Tristemente Celebres y El Nombre del Padre. Viernes más, viernes menos…

Dos bandas amigas se formaron para cumplir ese capricho tan intenso de todo periodista: hacer música. Algo que pocos se pueden el gusto, más allá de las facilidades que un medio como la radio puede dar.

El nombre del padre, la banda de Alejandro Nagy; y Tristemente Celebres, de Eduardo De la Puente: dos muchachos que les va muy bien en la radio y que intentan hacerse un lugarcito dentro del mercado nacional.

Fue en El Teatrito, un lugar nuevo que puso Carlos Teatro de Colegiales y Rubén Teatro de Flores para darle un lugar a todas esas bandas que no se le animan a los escenarios grandes y que necesitan pisar suelo under para crecer y empezar carrera.

Si eran menos, le erraste por diez, pero entre amigos, seguridad, alguno que vio luz y entró y periodistas acreditados, eran 78 personas. Pero para vos eso poco importa en el rock, ya que, obviando kilómetros, los Sex Pistols tocaron para doce en su primer show (a la mierda che) y terminaron siendo…bueno, Sex Pistols.

ENDP hace power rock: base rockera, distorsión y alaridos ordenados pero potentes. Sergio Tizón canta y los demás tocan, incluyendo a Alejo Porcellana, baterista y lo mejor de los que estaban detrás de esa voz.

El impacto surge cuando escuchás algo nuevo o usado pero con una marca propia. Es ahí cuando prestás atención y empezás a mover el piecito. Al escuchar El nombre del padre sentís que los escuchaste de algún lado y te quemás la cabeza tres temas seguidos pensando de donde los tenés, hasta que la banda esquiva sus temas propios y toca “Chochise” de Audioslave, y la idea se convierte en imagen y saltás en cámara lenta y gritás, fuerte, “¡ahí está! ¡Yo sabía que de algún lado los tenía a estos!” y reís de la felicidad mientras los de al lado te miran mal.

Ahí va, los sacaste, estás contento, y movés el piecito y la cantás, y sonreís, y te quedás quieto, callado. El tema terminó. Ya no te asombra nada, porque preferís estar en tu casa con un disco de Audioslave mientras lees el horóscopo o mirás esa pared blanca que tanto te gusta mirar.

Tristemente Celebres es otra banda de power rock, aunque un poco más elaborada y con melodías para tararear y ser feliz por un rato. Bien, hasta el próximo tema, donde te repiten la misma formula. Te prendés un pucho y caminás por el lugar, vacío, triste, pensando que el rock está buenísimo. Los mirás, movés la cabeza un rato, pitás, pensás comprarte algo pero no te da la guita, te sentás y escuchás como pasan los temas uno al lado del otro: “Nada Nuevo”, “Inmortal”, “Víctimas” y el gran final con “Ticket”.

Listo, terminó, pensaste, pero las luces no se prendían y los 78 querían más. De la Puente volvió y con él el resto de la banda, ese resto que quiere con todas sus fuerzas dejar de ser “la banda donde toca el chabón de CQC” pese a que dentro del circuito de acompañantes son reconocidos.

El final vino con “Carne”. Te parás y asentís un rato con la cabeza. Al igual que ENDP, sabés que ya los escuchaste en las ciento veinte bandas que nacen y crecen con ese sonido como techo, como única salida musical, porque, de crear…ni a palos. Pero no la pasaste mal, porque escuchaste buenas guitarras, excelentes baterías y dos voces que no molestaron.

Salís a la calle y esperás respirar aire fresco, pero el calor es insoportable. Te tomás el 59 y meditás: “78 personas… y pensar que estos tipos tienen todas las herramientas para llevar más gente. Pero no ¿Es bueno eso? Sí, es bueno eso. En el rock no hay nombres, hay músicos, y si querés crecer y firmar tetas, ganátelo papá”. Te bajás del bondi, caminás un par de cuadras, entrás a tu casa, acomodás la silla y mirás esa pared blanca, re blanca, sin música, pensando que mañana es sábado y pasado es domingo y que el rock sigue vivo, sea como sea.

TODAS LAS FOTOS