Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Las Pelotas

Festejo Monumental

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Beto Landoni

13 de Diciembre, 2006

Festejo Monumental

Las Pelotas arrasaron con todo lo que se le cruzó por delante, como un vendaval, para despedir el 2006 con una fiesta explosiva.

Día miércoles. Aires de festejos revoloteaban Buenos Aires. El incondicional Teatro Fénix no estuvo ajeno a eso. En su terreno de Flores se presentó el equipo de Sokol y Daffunchio para golear al tiempo que arremetió con un calor considerable dentro del recinto capitalino.
 
Casi sin aliento la gente esperó a puro aliento y cánticos enardecidos. Un imprevisto corte de luz hizo que se atrasara un poco el show, pero cerca de las diez se hizo el milagro. El Bocha salió para, con “Escaleras”, darle alegría a ese público incondicional.

“Día feliz” y “Tormenta en Júpiter” le fueron dando color a la fiesta. “Desaparecido” fue el primero de Germán. Y para esto todos, convertidos en miembros de la misma selección, festejaron un triunfo que recién empezaba a florecer. Debajo del escenario, saltos y gritos. Arriba, Germán, con una sonrisa inmensa de felicidad, le puso un toque ecléctico a la atmósfera. Sokol y Gabriela saltaron uno al lado del otro. Los demás, empujaron con guapeza para construir una aplanadora musical.

Todo quema. El vapor de los cuerpos destinados a la alegría. El contenido lírico de cada tema se chamuscó, también, en el pecho de los presentes buscándole un significado que saciara sus pensamientos.

Así entre alguna canción nueva pasaron “Tiempo de matar”, “Corderos de la noche”, “Si sentís” y “Sombras”. Todos con un gran sonido. La hinchada vibró sabiendo que en Flores nadie iba a perder. Todos son uno. También pasaron clásicos de clásicos como “Tucán”, “Si supieras”, “Transparente” o “Bombachitas rosas”. Y aunque alguien supuso que no quedaban fuerzas, los chicos siempre juegan hasta el final. Eso sucedió cuando, después de “Capitán América” y “Shine”, nadie se movió. Si bien son temas de cierre se supo que faltaba más. Y así fue. Recordando al eterno Luca Prodan con “El ojo blindado”. Un grito de “vamos Luca” atravesó la noche dejando una marca de fuego en el alma del tema.

Pasó un grupo que no necesita adjetivo que describa su poder. Ya todos los conocen. Las Pelotas dejaron una cachetada de buenos temas para despabilar la modorra que quieren imponer los televisivos programas de “terror”. Salud Rock & Roll. Y al Capitán América.

TODAS LAS FOTOS