Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Radio Roots

El festival de la alegría

Cronista: Gentileza: Franco Spinetta | Fotos: Beto Landoni

11 de Enero, 2007

El festival de la alegría

La primera fecha de Puente Festival dejó mucho para contar. Fusión cultural  y de  reggae, ska, dub, hip-hop y punk latino para darle forma a este encuentro entre Argentina y España. El Bondi fue hasta Perón 1372 para ser testigo de una noche intensa.

Unione e Benevolenza es de esos lugares en los que el rock mantiene su dignidad. Sótano, pocas luces, cerveza, y gente dispuesta a divertirse. Así se vivió una intensa jornada del denominado Puente Festival, que representa la unión musical entre Argentina y España.

A las 21, Radio Roots comenzó con su catarsis musical. Despliegue, energía y arenga para empezar a sentir la buena vibra que había en el lugar. Abrieron con “Sudamerika Style” y luego de un pequeño bache en el segundo tema, continuaron con un show intenso. En “El mundo nokea”, Markos (voz y mezcla hibrida entre Zach de la Rocha, Corey Glover –versión blanca- y Fernando Ruiz Díaz), bajó del escenario para incitar al baile a las personas que se iban acercando y que todavía estaban en sus respectivas sillas.

De esta forma, la combinación de estilos propuesta por la banda en su único disco de estudio, Politekeros (2004), se vio reflejada a medida que el show iba cobrando cada vez mas forma. Reggae, funk, ska, un toque de punk y letras bien politizadas en una hora exacta de un show que dejó varias cabezas atontadas.

La buena organización del evento evitó que los intervalos entre las bandas resultara insoportable. Veinte minutos después de que Radio Roots abandonara el escenario entre aplausos, Los Umbanda tomaron posiciones y comenzaron con, quizás, el numero más tranquilo del Festival. Luego de una intro instrumental muy dub, la primera canción fue “Te necesitan” y el reggae se hizo presente. “Tremolin”, “Habana”, “Hombre Dime” y “Sistema”, fueron algunas de las canciones que demostraron el crecimiento de esta banda que reúne ritmos latinos, sintetizadores, reggae y hip-hop. Su último disco, Híbrido! Hibridub! Hibrilove! (2004), cosechó muy buenas críticas y resulta la excusa perfecta para no perder de vista la evolución de la banda comandada por Gaspar Ortiz Maldonado (samplers y voz). Otra buena hora a cargo de Los Umbanda dejó el espacio para el plato fuerte de la noche. Lo mejor, dice el saber popular, está por venir.
 
Che Sudaka se apoderó triunfalmente del escenario. Salieron con la contundencia de una banda que sabe perfectamente lo que hace. Apoyados en una gran base rítmica sostenida por Marcelo (Batería) y Cordobés (Bajo), el conjunto oriundo de Barcelona desplegó, a lo largo de poco más de una hora, su “pachanga” punk efervescente. Las personas presentes no dejaron de sacudir sus cuerpos tras el frenético ska ofrecido por los españoles. El poderío vocal se hizo sentir en Unione e Benevolenza, Checo (voz) y Cachafaz (voz) no abandonaron su doble protagonismo e hicieron responder a cada una de las ocurrencias y juegos que proponían al público.

La seguidilla de temas arrancó con “Alerta Bihotza” y “Almas Rebeldes” para luego internarse directamente en una catarata de explosión con tintes rockeros y salvajes. El mensaje estaba encadenado a la política, referencias y alguna que otra mala palabra para Mister Bush; letras que abordan temas sociales tales como la desigualdad social, la inmigración y las guerras de intereses. El show fue tomando cada vez más temperatura, la intensidad de Che Sudaka quedó evidenciada y sacudió el suelo porteño. Luego llegó el momento de un pequeño tributo para el padre del reggae, Bob Marley, con “Get up Stand Up” que fue el gancho para dar lugar a un poderoso ska de los españoles, “A Decir”, canción que sin freno desembocó en “Bam*Bam” y con Checo en andas entre el público.

Hacia el final, Hugo Lobo, trompetista de Dancing Mood, sumó sus dotes musicales para un cierre redondo con dos temas bien polenta: “Come una Bomba” y “Per la Strada”.
 
El Puente Festival cerró su primera fecha con grandes momentos. La alegría se apodero de las almas presentes que se dejaron embrujar por la fusión de estilos que estas tres bandas ofrecieron durante casi cuatro horas. Dj Karim se encargó de resaltar aun más la influencia de estos eventos: en el espacio entre las bandas no dejó de sonar un icono de del underground latino, Manu Chao.

TODAS LAS FOTOS