Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Hereford

Rock and roll de exportación

Cronista: Pablo Andisco | Fotos: Beto Landoni

15 de Marzo, 2007

Rock and roll de exportación

Doce años de carrera, seis discos editados, número puesto en todo festival,    sea en Uruguay o en Argentina… A Hereford le llegó la hora de su debut porteño en solitario y La Trastienda fue testigo de una buena banda de Rock

Cerca de las 22, media hora después de lo previsto, Hereford arrancó su show con “Tolerar”, tema de Ruido, último disco de la banda, recientemente editado por Pop Art en Argentina y punta de lanza en el intento por hacerse fuerte en Buenos Aires. Lo que siguió fue una hora y media de rock and roll. La batería de Rodrigo Trobo y el bajo de Frankie Lampariello sonaron ajustados y permitieron el lucimiento de las guitarras, cada una a su manera: Guzmán Mendaro aportó su liderazgo riffero y amplio dominio del wah wah mientras que Diego Martino desarrolló la parte más melódica, apoyado por una voz que, por momentos, recordaba al Cerati más rockero.

Hereford es una banda de rock del Uruguay, y no de rock uruguayo, si es que remitimos ese concepto únicamente a bandas más taquilleras como La Vela Puerca y No Te Va Gustar. Dicho de otro modo, no esperen encontrar percusiones latinas, voces de murga ni instrumentos ajenos a la ortodoxia del rock. Eso sí, los guiños a los sonidos más clásicos del género son permanentes: “Hombre de atrás”, hard rock violento de su placa debut, Cuatro estómagos (1996), enganchado con “It´s a long way to the top”, del primer disco de AC/DC (High Voltaje, 1976) son un claro ejemplo. Doble viaje al pasado, en un show basado en el presente de sus últimos dos discos.

Dentro de ese viaje la banda se permitió un descanso entre tanta distorsión. Entonces fue el turno de “Aunque me vaya primero” y “Lo que puedas cambiar”, dos canciones con una línea melódica más tenue y un interesante juego de guitarras. El contraste con el resto del show fue notorio, y el hecho de que la banda se sienta más cómoda rockeando no quita que pueda permitirse estas licencias y pasen la prueba más que airosos.

“La paz del barrio”, cover del grupo uruguayo Pólvora en Chimangos, los devolvió a la senda más rockera y prueba de esto fue otro medley, ahora con “Kashmir”, de Zeppelin, en medio de “La corona del rey”. Luego fue el turno de Manuel Quieto, quién pasó de fan número uno a músico invitado. Con la remera de la banda cantó “Sé lo que sentís”, el corte de Ruido,  y también “Lo más simple de las cosas.” Se notó mucha química en el escenario y una amistad más allá de cualquier especulación estratégica.

El fin se anunció con una larga lista de agradecimientos, que incluyó a Walter Panciolli de Tipitos y al Negro García López, presentes entre el público, y se concretó con “Cierto”. Como no hay concierto sin bises, dejaron para el final “Bienvenida al show”, superhit en Uruguay desde su irrupción en el disco en vivo Documentado (2000) y el más reconocido también por el público porteño, al punto que Martino le prestó el micrófono por primera vez el al público. No se podía esperar otro final y el grupo y el público se aplaudieron mutuamente: la misión estaba cumplida.

Hereford se dio un gusto grande: presentar su último disco con amigos y en un escenario de los importantes. La banda demostró su oficio sobre las tablas y dejó el crédito abierto. Para el futuro habrá que ver si su rock de guitarras, bajo y batería encuentra lugar en la escena nacional.

TODAS LAS FOTOS