Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Kevin Johansen

Gracias por los hits

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Beto Landoni

21 de Marzo, 2007

Gracias por los hits

Kevin Johansen desparramó buenas melodías en un miércoles cualquiera. Cervezas, buenas voces, lindas historias, y una Trastienda repleta llena de amigos.

Es automático pensar en un show de Kevin Johansen con doscientas cincuenta mujercitas gritando y pidiendo “Down With my baby”. Parecería una escena casi obvia escucharlo cada vez que Pablo Echarri y Celeste Cid se besuqueaban en Resistiré. Pero no. Johansen tiene mucho para decir. Cosas que esas chicas quieren escuchar, pero nunca le prestaron demasiada atención.

Johansen salió a tocarle a un público adulto que lo único que quería (o necesitaba) era esos temas tan simpáticos, tan simples y tan melódicos que supo crear a lo largo de The Nada, Sur o no sur y City Zen: tres trabajos elaborados con cientos de ingredientes y una voz aguda y prolija como la del señor en cuestión.

Varias chicas fueron, pero no gritaron. Nadie pidió el hit, y no lo tocó. Johansen, siempre de buen humor, parecía estar tocando para doscientos amigos que se reunieron casi por casualidad. Un par de chistes, explicaciones de cada uno de los temas y la falta de memoria de los que venían, hicieron reír y sentir cómodos a esos ya no tan jóvenes que fueron a escuchar canciones como “All i wanna do is you”; “Atahualpa, you funky!”, o el crítico pero simpático “McGuevara's o CheDonald's”.

Una noche con una selección de temas bastante correcta llena de hits seguros, dado que Johansen posee una gran facilidad para crear excelentes melodías como “Desde que te perdí”, un buen manejo de voces como en “Ni idea” y un correcto conocimiento del inconsciente para lograr introducir cientos de sonidos altamente tarareables durante el resto del día como “No seas insegura” (dedicada a los hombres), “Everything Is  (Falling Into Place)”, o “La procesión”.

Show íntimo y emocionante para el mismo Johansen, quien pudo presentar a su padre y lograr que los aplausos lleguen a él para dedicarle un tema nuevo que seguramente encontraremos en su próximo trabajo “Logo”. Un disco que en cualquier momento saldrá a la venta y que cuenta con la participación de artistas como Paulinho Moska, Amparanoia, Andrea Echeverri de Aterciopelados y Albert Plá.

Del rock a la guitarra melosa hay solo un cable y una importante distorsión. Johansen iba y volvía con temas como el poderoso “Go on”, o canciones suaves como “Chill out James” (dedicado a James Brown, con gritos geropa’s incluidos) y “Heat of the moment”.

Ya para el final, cuando algunos torpemente se creyeron el primer “chau gracias” de la noche, Johansen se despidió con un mezcladito de temas que no pudo incluir pero que no podían quedar afuera, como “Guacamole”, dejando a tres chicas subir a bailarlo en el escenario y logrando que todos se olvidaran de las mesas y se muevan un poco.

Johansen entretiene, pone de buen humor y además regala buenas canciones: temas que si tuviera un poco más de ganas, lograría introducir en todas las radios porteñas. Pero no lo hace, y eso es tener los códigos bien puestos.

TODAS LAS FOTOS