Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El Bordo

Los Profesionales del Rock and Roll

Cronista: Gentileza: Sebastian Saavedra | Fotos: Gentileza: Andrea Villa

23 de Marzo, 2007

Los Profesionales del Rock and Roll

El Bordo copó tres veces el Teatro Flores (encima agregó dos más) y demostró que no da ningún paso en falso en su largo camino hacia la multitud.

Es bueno, más allá de las diferencias ideológicas, musicales, y todo lo que puede relacionar a la forma que tiene un proyecto, que alguien sobresalga sobre el resto. Que alguien marque que más por más, siempre es más. El Bordo, es ese alguien en el under (si es que todavía sigue ahí). Es que te puede gustar o no la onda, podés estar de acuerdo o disentir con su mensaje positivo, pero ante cualquier oyente de música (y más que nada under) El Bordo hace lo que todos quieren (y vaya a saber por qué no pueden) hacer.

¿Qué es lo distinto, y tan elemental a la vez? Sonar aceitadísimos en todos los temas. Armar las listas de punta a punta, con enganches entre temas, mucho ensayo y cero baches. Tener un sonido bueno (y sí... unos acoples que se le escapa a cualquiera), una linda escenografía, y como si fuese poco, contagiar a la gente con todos los temas, como si fuese el último de la lista.

Estos chicos de Almagro, luego de tres discos grabados (“Carnaval de las heridas”, “Un grito en el viento”, “En la vereda...”) no dejan nada librado al azar, y si parecía que volver a “El Teatro Flores” luego de llenar un Obras parecía un retroceso, agotaron tres fechas al hilo, y encima agregaron dos más para el 6 y 7 de Abril.  La excusa era tocar un día cada disco. El Bondi presenció el denominado “Melodías salvajes”... Y si de salvajada se habla, así estaba la monada, por más que pasara “Jazz barrial”, “Silbando una ilusión”, o
“Donde voy”. La intención, era devolver, lo bueno y caliente, que llegaba todo desde arriba del escenario.

No hubo invitados, ni uno. Y durante casi dos horas y media, el show no decayó en ningún momento, y hasta tuvo su techo en emoción, cuando Ale Kurtz dedicó “Volando”, a  los chicos fallecidos en Cromagnon, aclarando algunas cositas a su gente: “La culpa no es de Callejeros, ni de Omar Chaban. La culpa es de la ignorancia. De nosotros que no parábamos shows por bengalas, de ustedes que tampoco lo hacían, y del periodismo que hacía alarde de eso...” Los aplausos no faltaron, pero adelantaban que se estaba viniendo el final.

Luego de pasar por camarines,  la banda volvió y se despacharon con “De vuelta al juego”, “Los perdidos”, “En la vereda”, “A mi favor” y “El insatisfecho”, para cerrar la noche del viernes bien arriba, recibir la ovación merecida, y dejar a todos con ganas de volver en alguna de las otras fechas. 

Esto es un show de El Bordo. Una banda que no patina, que da paso firme, y que logra aceptación de la misma manera en su público, productores, discográficas y hasta periodistas. Ya se lo dijo Kurtz al Negro (percusionista actual, que va a dejar la banda): “Cuando toquemos en un estadio, venís eh”. Y claro... por este camino, van derecho viejo...

TODAS LAS FOTOS