Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Blues Motel

Revival blues

Cronista: Gentileza: Bruno Lazzaro | Fotos: Beto Landoni

08 de Junio, 2007

Revival blues

Blues Motel decidió afrontar este año con la idea de sacar del arcón de los recuerdos algunos viejos temas que no acostumbran tocar. Eso es algo de lo que se pudo observar el pasado viernes en La Trastienda.

Luego de un 2006 que los mantuvo ocupados con la realización de tres discos en 6 meses, Blues Motel parece estar dispuesto a recuperar a aquellos viejos fanáticos que a raíz del paso del tiempo se fueron alejando de los recitales para dejarle paso a otras camadas. Algo que quedó en evidencia en el último recital brindado el pasado viernes en La Trastienda.

Las diferencias generacionales, las diversas clases sociales y los distintos estilos que suelen acompañar a los fanáticos se acrecentaron aún más este fin de semana cuando la banda se presentó ante una sala muy poblada de la que ya se hizo habitué. Y eso se debe (según la vista de este redactor que sigue los pasos de la banda desde hace 10 años) a la gran cantidad de gente que volvió y a otro número de personas que se sumó luego de consumir algunas de las muy buenas críticas que la banda recibió en los distintos medios de prensa.

Es natural que una banda independiente con tantos años en el ambiente intente un golpe de efecto que los devuelva a sus mejores años. Y algo de eso tuvo el proyecto del calendario pasado. Pero ahora con las fichas puestas en tratar de mostrar “algunos temas que no tocamos muy seguido” -Gaba dixit-, la banda busca conectar a sus seguidores con aquellas canciones que no sonaron muy seguido en los últimos años.

El show del viernes no fue uno más. La lista de temas se diferenció mucho de otras presentaciones y tuvo como protagonista a algunas canciones que últimamente no sonaban muy seguido en vivo (“Tan blanca” –muy buen tema del Compilado del Rock Independiente editado hace 5 años-, “No me puedo quedar”, “Esperando morder” y “Estrella Country”), ideales para armar un racconto de la vieja carretera perdida.

Desde el comienzo la banda sufrió la ausencia del Perro, que recién a mitad del show se hizo presente para cerrar el círculo sonoro que durante la primera etapa del recital le había resultado esquivo.

“Brujos” y “Ya ves” sirvieron para elevar el calor popular. Mientras que “Ahí” y “Mañana Dios dirá” (las dos en la voz de Adrián) se colaron en la categoría de probables himnos debido al gancho Richards-Jagger que proponen los primos Herrera-Díaz en el juego de voces.

También hubo tiempo para sorpresas (“I´m losing you”, homenaje a John Lennon) y anuncios (la versión rockera de “Voy subiendo” formará parte de un futuro compilado rock). Y ni hablar el toque meloso con “Salto al barro” y el voluntarioso “Sigo”.

Pero los clásicos como “Hojas vacías”, “Ángel” y “Dame magia”,  tampoco podían quedar afuera en este revival que se propuso la banda.

Sin fórmulas de éxito, ni historias por repetir, Blues Motel sabe dónde y cómo puede jugar junto a sus fieles seguidores. Sólo queda que el espectro rock pase a ser parte de esta gran familia.

TODAS LAS FOTOS