Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Miguel Botafogo

Blues cardíaco

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Gentileza: Andrea Villa

15 de Junio, 2007

Blues cardíaco

Miguel Botafogo se presentó el viernes pasado en el ND Ateneo junto a Adolphus Bell y Pura Fe. Dos exponentes de lujo.

El bluesman argentino tocó con amigos bluseros y destiló talento en una nostálgica noche de otoño. El ND Ateneo se vistió de gala para presentar la mejor “Música nativa, música del alma”, tal como rezaba la consigna del espectáculo. Un show que el público agradeció con sentidos aplausos.

Pasada la medianoche se abrió el telón y apareció Bota, sin más que una viola, para interpretar un legendario tema de Muddy Waters. Los aplausos se hicieron sentir al instante y Don Vilanova dijo, con su amable voz: “Les voy a presentar unos amiguitos”. Así fue que aparecieron Sam y Karen Duffy en mandolina y guitarra, respectivamente, para realizar dos piezas de bluegrass a modo de solemne introducción. El matrimonio es representante de Music Makers Foundation, un sello dedicado a la publicación de artistas que exponen músicas de raíz africana que el año pasado también, de la mano del guitarrista argentino, trajo a la inolvidable Beverly “Guitar” Watkins y al genial Captain Luke.

Después llegó el tuno de Pura Fe. Dueña de una voz impecable, aunque el anfitrión avisó que “la señora tomó un poco de frío y eso afectó su garganta”, la cantante se las ingenió para que su palabras se escuchen sin rasgos de dolor. La artista se presentó con un instrumento llamado “lap- steel” de origen hawaiano, con el que, a modo de slide, interpretó temas de su autoría como "Hold the Rain" y "Tuscarona Nation". Impresionante.

En segundo lugar apareció Adolphus Bell, nacido en Alabama. Definido a sí mismo como “el hombre orquesta”, ya que además de cantar, manipular la guitarra y armónica, tocó con su pie derecho el bombo de una batería y con el izquierdo un charlestón. Ya con la gente entrada en calor, Bell se convirtió en el showman de la noche con un poco de baile.

Arrancó con “Manish Boy”, de Muddy Waters, para seguir con una balada conmovedora de Sam Cooke. Ya con una faceta más eléctrica interpretó "Johnny B. Goode", de Chuck Berry. Y a pedido de la gente el clásico de clásicos "Hootchie Cootchie Man".

El cierre del evento fue para Botafogo, quien junto a su banda interpretó algunos temas propios y otros del blues local. Y hasta se dio el lujo de compartir escenario con Adolphus Bell.

El show no perdió en ningún momento esa magia que la gente esperaba. La banda de Bota fue contundente como siempre. Sonó afilada y perfeccionada, a un nivel de excelencia en el que todos demostraron sus cualidades con los instrumentos.

Buenos Aires tuvo otra noche de blues auténtico en el que vale la pena decir que “los amiguitos” del maestro nos dejaron con el corazón latiendo de emoción. I feel like going home.

TODAS LAS FOTOS