Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Karma Sudaca

Furia calchaquí en Baires

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Beto Landoni

23 de Junio, 2007

Furia calchaquí en Baires

Con la potencia que los caracteriza los tucumanos de Karma Sudaca realizaron por primera vez un show por su cuenta en Buenos Aires. ¿El resultado? Impecable

Lejos de los burdos debates electorales y con la veda a cuesta, los tucumanos se presentaron en El Teatrito de la calle Sarmiento, en donde, partiendo del rock pesado, pregonaron su furia lírica en una noche especial con la compañía de algunos amigos

Lejos de su tierra, pero cerca de su gente, la noche fue una constante fuente de alegría. La felicidad quedó grabada en la sonrisa firme de Tony Molteni. El concierto arrancó con el potente “Fuego helado”, al que le pegaron “Camaleón”, ambos de Furia interior (2004), su última producción discográfica.  Fue después del tercer tema cuando llegaron las primeras palabras del cantante: “Bienvenidos”, sentenció a modo de anfitrión. Y agregó: “Es un placer hacer nuestro primer show solos acá”.

La fría noche fue ganando en calor al ritmo de cada tema. La batería de Adolfo Palomino marcó el compás a seguir mientras que el bajo de “Calavera” Maidana impuso, en todas las base, la energía suficiente para darle vuelo y personalidad a cada interpretación. Así pasaron, entre otros, el imponente “Karaca  Sudma” y el muy sentido “Buscándote”.

Arriba del escenario la banda dio lo mejor que tenía, abajo, entre el público, un montón de músicos reconocidos se mezclaron entre los chicos que vinieron de diversas partes a alentar a al grupo. Entre ellos, Federico Gil Solá (ex Divididos), Mario Ian y Sergio Berdechevsky (ex integrantes de Rata Blanca y un largo etcétera) y Beto Cerioti (Almafuerte).

En tanto, sobre las tablas, también hubo lugar para conocidos. El Mono de Kapanga, subió para interpretar a dúo con Tony, el seudo fiestero “Se armó la gorda”. Al terminar la canción ambos se fundieron en un fuerte abrazo y el Mono sentenció a modo de broma: “Casi llegan a la Calle Corrientes”. Los aplausos fueron muy sentidos.

También hubo espacio para algunos inéditos como“Señales de vida”, que formará parte de se próxima placa, a grabar en el mes que viene. Le siguieron “Fantasma urbano”, “Sin olvido” y “Corazón de carnaval”. Pero de todos modos la fiesta ya había logrado su punto infinito. Así desfilaron más invitados “made in” Tucumán, que le agregaron al tradicional sonido de Karma, una cuota de melodías autóctonas o armoniosas.

Fueron casi dos horas de música adrenalinita por momentos, introspectivas por otros. Pero siempre hubo una sonrisa en las expresiones de los músicos, aunque el tema fuera contestatario y aguerrido. El primer paso solos en la extraña Capital. Sabemos que no va a ser el único.

TODAS LAS FOTOS