Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Os Paralamas

Eu vi beleza

Cronista: Gentileza: Christian Alliana | Fotos: Beto Landoni

25 de Agosto, 2007

Eu vi beleza

Paralamas y Los Pericos se juntaron el fin de semana pasado para festejar los cinco años del N/D Ateneo. El Bondi se unió al brindis para traerte todo sobre un show memorable.

Hacía mucho tiempo que dos bandas importantes no se juntaban en Buenos Aires, en un mismo concierto, para dar lo mejor de sí. Una práctica que en otros lugares del mundo es más frecuente, pero que aquí, por diversos motivos, nunca gozó de buena salud. Lo cierto es que este fin de semana, Los Pericos y Paralamas rompieron el molde en el N/D Ateneo.

Cerca de las ocho y media de la noche, se abrió el telón y ahí aparecieron todos los músicos en escena para dar comienzo al recital con “Pólvora” y “Más cerca del cielo”. Inevitablemente, la gente que estaba sentada se tuvo que parar ya que el lugar era un hervidero de felicidad.

Los vientos adquirieron protagonismo en “O Beco” y las minitas se pusieron mimosas al escuchar los acordes de “Runaway”, a la que se le pegó “Lanterna dos afogados” con las luces violetas climatizando el ambiente. Con esos dos temas, los chicos podían quedarse tranquilos de que sus novias no le iban a reprochar el haberlas llevado al show.

Luego de un comienzo sin respiro, llegó el primer recambio y Los Pericos quedaron solos para desarrollar su set. Así, arrancaron con una remozada versión de “Complicado y aturdido”, más adaptada a la voz de Juanchi que la original, a la que le siguió “Planeta de mentiras” en la que se lució Willie Valentinis con su viola SG.

“Pupilas lejanas” sonó hermosa como siempre y el teclado sutil de Diego Blanco hizo que “Más de mi” tuviera un sabor extra. Cuando parecía que se venía la parte más tranquila, “Home sweet home” volvió a disparar a todos de sus asientos para que saltaran como pudieran y mucho más cuando Gastón Moreira (bajo) coló algunas estrofas de la ramonera “Blitzkrieg Bop” dentro de “No me pares”.

Aunque la mayoría del público pertenecía a la ex banda de Bahiano, al ser un show compartido, había que dejar lugar a los brasileros y así fue que volvieron a escena Os Paralamas do Sucesso. Primero, apareció Herbert Vianna para que junto a Juanchi y a Diego Blanco realicen “Cuase un segundo” y “Ocho rios”, en lo que resultó el momento más íntimo de la noche.

En un set más corto que el de sus amigos argentinos, Os Paralamas se las ingeniaron para mantener al público bien arriba con temas como “Novidade”, “Na pista”, la rockera “Meu erro” y la romántica “Ela disse adeus”. La gente aplaudió a rabiar a la legendaria banda brasilera y Vianna agradeció el apoyo notablemente emocionado. Sin dudas, el feedback que existe hace años entre esta tierra y el grupo del pelado crece día a día.

Con parte de los Pericos nuevamente en el escenario, “Uma brasileira” y “Alagados” fueron la excusa perfecta para que la fiesta no decayera. En este último tema, Vianna fue el encargado de mandarse con un tremendo solo de viola que fue respondido por el público al grito de “Olé, olé, olé, Herbert, Herbert”.

Para el final quedaron los covers como “All I wanna do” (UB40), en la que la percusión de Marcelo Blanco junto a las baterías del Topo Raiman y de Joao Barone se desafiaron en un duelo memorable que dejó a todos atónitos. Pegadita sonó “Cherry Oh Baby” y el clásico de Sumo, “Mi bandera” donde nuevamente los bronces se hicieron sentir bien fuerte, acompañados por los graves del bajista Bi Ribeiro.

Los bises llegaron de la mano de “Exodus” (de Marley), “Salvagem” y una inesperada versión de “Should I stay or Should I go”, de The Clash. Pero como la gente pedía más y más, se dieron el gusto de tocar una que no estaba dentro de la lista. Así fue que “Day Tripper” coronó  un recital impresionante.

Paralamas y Los Pericos se juntaron como si se tratara de algo de todos los días. Lo que no avisaron era que iban a dar un show histórico y de alta calidad que quedará bien grabado en la memoria de todos los que estuvieron ahí. Sin dudas, un carnaval en pleno invierno.

TODAS LAS FOTOS