Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Pepsi Music

El buen café puede no ser colombiano

Cronista: Gentileza: Pablo Gabriel Krause | Fotos: Beto Landoni

22 de Septiembre, 2007

El buen café puede no ser colombiano

Caf Tacaba coron la segunda jornada del festival, en un da que mezcl estilos abajo y arriba del escenario, con No Te Va Gustar, Cielo Razzo, La Portuaria, Estelares y Arbol, entre una larga lista de etcteras.

Despus del retorno de Hroes del Silencio, el Pepsi Music (o mejor dicho, el Club Ciudad de Buenos Aires) se aprestaba para la primera jornada maratnica propiamente dicha. Veintiocho eran las bandas que iban a desfilar por los cuatro escenarios del festival. Los platos fuertes: La Portuaria, Cielo Razzo, No Te Va Gustar, rbol y Caf Tacuba.

Cerca de 20 mil personas se acercaron hasta el club de Avenida Libertador para acompaar esta nueva visita de los mexicanos, pero la tarde comenz mucho antes. A eso de las cinco, los que apostaron a exprimir al mximo la entrada podan disfrutar de Estelares, que a fuerza de potenciales hits (y algunos que ya lo son) se convirtieron en la banda de sonido ideal para el solcito que regalaba la tarde del sbado.

Al mismo tiempo, los que preferan sonidos un tanto ms estridentes acompaaron (y en buen nmero) a Ludico, que haca la propio en el escenario del Roxy. Tambin en simultneo, los Simn (que se dieron el lujo de invitar al mismsimo Zeta Bossio) exhiban su pop/rock con fragancia babasnica, en las tablas con auspicio de Popart. All, a mitad de camino entre el cacheo y la suerte de kermese capitalista que mezcla samba y camas elsticas con disqueras e Internet, se mezclaban las chicas que bailaban con medias rosas y anteojos retro, con las miradas raras del pibe con remera de Los Piojos. Extraa mezcla de pblico si las hay, producto de lo heterogneo de la grilla.

Del otro lado del lago, Cautiva propona armoniosas melodas ideales para acompaar con una voz femenina (como lo hacen) cinco minutos antes de que La Portuaria inaugurara el escenario principal. Baby, acompaaba la puesta de sol, a la que Diego Frenkel y los suyos musicalizaron con 10.000 kilmetros y Llvame. Ya sin la guitarra colgando de sus hombros, el delgado cantante camin de punta a punta la pasarela entonando el clsico Selva y termin con Devorador de Corazones.

En la otra punta, Cursi cumpla con su papel ms all del poco pblico que merodeaba el escenario Popart a esa altura de la tarde. Algunos guios al funk por momentos, y otros a puro acorde mayor y una voz al borde de la desafinacin (suponemos que de forma intencional). Otros que combinaban estilos eran los Buzn Sueo, que intercalaban un reggae simil-La Zimbawe con pasajes distorsionados cercanos al grunge. Todo con un aroma a 90s.

El que s cont con apoyo popular (y en cantidad) fue el excntrico Dani Umpi, que logr acomodar diez personas en el diminuto escenario de la entrada para un extravagante pop electrnico que juega al lmite entre lo bizarro y lo ridculo. Todo un showman.

Mientras, el escenario principal reciba a Cielo Razzo, los primeros en contar con verdadero apoyo masivo. Mucha gente haba ido por los rosarinos y no defraudaron. Ni ellos, ni el pblico, que ofreci cantos, aplausos y chicas sobre los hombros de chicos. Los msicos, por su parte, respondieron con sonido, profesionalidad y presencia sobre las tablas. De lo mejorcito que brind el rock chabn (si es que sigue existiendo) en los ltimos aos, con coqueteos no slo con la escena nacional no-barrial sino ritmos rioplatenses y hasta algunas cosillas de Pearl Jam, incluida la camisa de Pablo Pino.

Franzo, por su parte, fue de lo ms tradicional que se vio en los escenarios secundarios. Sin ms frmula que la cancin, pasaron tanto melodas rockers como fogoneras, y hasta algn guio a los 80s. Y Layfe continu tambin esa esttica al sucederlos en el escenario Roxy. Mientras tanto, en el Popart Tony 70, especie de anti-hroe funky para quien no lo haya visto, sirvi para amenizar la espera de aquellos (y fueron muchos) que aguardaban por los mexicanos, mientras el rock cubra el escenario principal.

Con la noche ya sobre unos cuantas miles de cabezas, No Te Va Gustar agarr corriendo a varios que apostaron a llegar directamente para el show de los uruguayos. Lo cierto es que los de Emiliano Brancciari pelearon palmo a palmo en trminos de convocatoria con las cabezas de cartel, lo que evidencia el afecto del pblico local por los rioplatenses. Sobre el escenario, la banda mostr que la ahora-no-tan-nueva formacin est realmente consolidada, por lo que el horizonte todava permanece amplio para ellos.

Casi desapercibidos, entre la euforia del pblico con Fuera de Control o Al Vaco, Ojas haca lo suyo en el espacio del Roxy, que despus cerrara Sonotipo (ms cercano a Creamfields que al Pepsi). Pero no por esto lo de Phias & CO fue menos adrenalnico. Sin ir ms lejos, se despacharon con una estridente versin de Pet Cemetery, con secuencias y rapero incluidos, ms all de la saturada ecualizacin del escenario. Pero por si alguien prefera una estructura de cancin ms tradicional, Antonio Birabent pase algunas de sus melodas antes de que Motel (y su legin de fanticas under-age) dieran cierre al escenario Popart con un retro-rock simil Franz Ferdinand.

Una vez que los uruguayos de NTVG bajaron de las tablas, rbol sali a escena para alegra de cientos de nios que se haban agolpado desde temprano frente a las vallas. Y los de Haedo le dieron precisamente lo que ellos buscaban: una enrgica mquina de hits que no escatima en incentivar a su pblico. Pero lo cierto es que a la quinta vez que Romero grit QUILOMBOOO!!, en menos de tres temas, la cosa empez a cansar. Excepto, claro est, para los que pogueaban hasta con Prejuicios (Osvaldo, digamos). Es evidente que la salida de Eduardo Schmidth le quit bastante carisma a la banda.

Eran casi las diez de la noche cuando, de punta en blanco, Caf Tacuba dio inicio a su show con Gracias como manifiesto. Y para los que les resultaba extrao un arranque tan calmo, enseguida pegaron No Controles para que ah s, el petiso enmascarado rebote de una punta a otra del escenario. Cmo est la banda bonaerense?, saludo Albarrn (ahora Ixxi Xoo) entre sus chida, puramadre y demases, antes de dar comienzo a Cero y Uno.

Los mexicanos resultan realmente excntricos. Y lo logran sin caer en el ridculo, sino a travs de la constante experimentacin en la msica. Si de algo no se los puede acusar, es de ser convencionales. An cuando demuestran su capacidad hitera con Flores o Ingrata (el primero en el que se logr ver la cara descubierta del cantante), que terminaron de prender al pblico en el baile. Ni que hablar de Eres, en la voz de Meme, ideal para que los que durmieron el da de la primavera tuvieran la oportunidad de intimar con su chica. Pero tambin hay lugar para la introspeccin de Djate Caer, sin ir ms lejos, a la que se le sum una coreografa sobre la pasarela.

Ms all de estilos, lo cierto es que los de Ciudad Satlite (nombre de historietas si los hay) se destacan por sobre todas las cosas por su profesionalismo sobre el escenario. Es que a ese coqueteo de estilos, le suman adems un despliegue escnico acorde, y hasta saben conjugarlo oportunamente con alguna que otra bajada de lnea. Ya sea en cuanto a contaminacin (Mantengan limpia su ciudad, que est muy bonita, antes de Volver a Comenzar, adelanto del nuevo disco) o reflexionar sobre la actualidad: Somos todos lo mismo, argentinos, mexicanos, etc en Mxico nos dividieron los partidos polticos Para qu? Para chingarnos de vuelta, tir como prembulo a De Acuerdo.

Con las buenas vibras de El Pual y el Corazn y Cmo te Extrao los mexicanos cerraron una nueva visita a nuestra Capital, y con ellos concluy tambin el segundo da del Pepsi Music 2007. Si bien es temprano para balances, es tal la cantidad de bandas en la grilla que terminan superponindose (an para quienes llegan temprano) nmeros de renombre con bandas de menor convocatoria. Si tenemos en cuenta que la cantidad no hace a la calidad, tal vez descomprimiendo un poco la grilla el pblico logre descubrir bandas que hoy son un simple relleno de publicidad.

TODAS LAS FOTOS