Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Alejandro Medina

Cuatro cuerdas de sentimiento

Cronista: Gentileza: Christian Alliana | Fotos: Beto Landoni

12 de Octubre, 2007

Cuatro cuerdas de sentimiento

Alejandro Medina se presentó el viernes en Claps y brindó un exquisito show de Rock and Blues.

Comenzaba el último fin de semana largo y, como de costumbre, la ciudad quedaba vacía. Sin embargo, en el Microcentro, un puñado de personas le hacía frente a la soledad a puro rock. Es que la velada en Claps prometía tres grupos diferentes: Chino, Charolais y la Medinight Band.

Los encargados de abrir la noche fueron los chicos de Chino que, por espacio de cuarenta minutos, demostraron destellos de rock, funk y un buen dominio de los instrumentos. Así sonaron, entre otros, “Uruguay”, “Mil estrellas” y “Avión mental”, en el que se destacaron cada uno de los cuatro integrantes del grupo. El cierre fue con “Doña”, una historia de amor hacia una señora mayor pero que tiene al joven protagonista totalmente encandilado. Con numerosos aplausos la prometedora banda dio por finalizado su show.

Luego fue el turno de Charolais que con un sonido más cercano al pop rock inglés se encargaron de entretener al público. “Sin razones”, “Way out” y “Crees saber” fueron pasando con ciertas reminiscencias a Sumo y a The Doors y letras cantadas tanto en castellano como en inglés. De esta manera, Charolais brindó un set prolijo y cancionero que fue muy respetado por la gente.

Pasadas las doce de la noche llegó el momento de que subiera a escena Alejandro Medina y la Medinight Band. El show abrió con “Solo y perdido” y la banda en todo su esplendor comenzó a destilar el más puro blues porteño. Casi sin respiro llegó una jazzeada versión de un clásico de Manal, “Avenida Rivadavia”, con una exquisita interpretación y la voz gruesa de Alejandro bien al frente. Y siguiendo con el recuerdo de los pioneros del blues local, “Una casa con 10 pinos” hizo vibrar a más de uno, incluyendo al mismo Medina. “Si es emocionante escucharla, más emocionante es tocarla”, afirmó el hombre de Morón.

Esta fecha también fue aprovechada para presentar temas nuevos como “Se vienen los gringos”, con una letra y música cercana a Almafuerte, y a repasar canciones de su último disco, De qué sirve la vida (2005). Precisamente de este último, se escucharon “Un trago de whisky”, la emocionante “Un ángel” y “De qué me disfrazo”.

En esta ocasión la Medinight estuvo compuesta por el talentoso Claudio Rodríguez en guitarra, Javier Boleda en batería y Alejandro Medina en bajo. Pero a ellos se les sumó en algunos temas, la excéntrica Lola Medina que aportó su buena voz y sus frenéticos bailes en “Quién”, “Necesito luz” y el cover de Eric Clapton, “Something Special”. Sin dudas, fue una grata sorpresa la actuación de esta mujer que destiló femineidad y actitud por excelencia.

Entre tanto blues y rock, hubo lugar para la simpática y circense “Gracias al cielo”, ahora famosa gracias a Duro de domar, el programa que conduce Roberto Pettinato en Canal 13. Pero éste no fue el único recuerdo de La Pesada ya que también se hizo presente en una conmovedora versión de “La máquina de matar” con un sonido bien setenta y los graves de Medina retumbando en todo el recinto.

Para el final quedó otro clásico de Manal, “Jugo de tomate”, que se extendió por largos minutos y contó con los coros de todos los presentes e hizo recordar esos viejos tiempos en donde ese mismo tema sonaba en la mítica Cueva.
  
Claps vivió una noche muy emotiva con la presencia de Alejandro Medina. Una leyenda viva del blues que está más vigente que nunca y que se las ingenia para expresar su arte en estos días de tanto músico fabricado por el mercado. Es una pena que carezca de la difusión merecida y que muchas veces naufrague en las sombras de la industria musical.  

TODAS LAS FOTOS