Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Flema

Y aun lo recuerdan

Cronista: Gentileza: Christian Alliana | Fotos: Beto Landoni

02 de Noviembre, 2007

Y aun lo recuerdan

Flema se reunió en El Teatro y El Bondi estuvo allí para presenciar ese hito en la historia del punk local.

Hace 30 años nacía en Inglaterra un género llamado punk rock. Caracterizado por un ritmo acelerado, mucha desprolijidad y una actitud englobada en el slogan “No future”, el punk creció rápidamente ganando muchos adeptos en todo el mundo. En nuestro país, este género pegó fuerte desde un comienzo pero fue en la década del ochenta que tuvo a sus primeros y mayores exponentes. En 1987, Ricky Espinosa formó Flema y creó a su alrededor un mito que el pasado viernes tuvo su mayor reconocimiento.

En un año plagado de regresos de todo tipo, el punk no podía quedarse afuera y los integrantes de Topos decidieron reunirse para homenajear a su ex banda y, de paso, festejar los 20 años de su nacimiento.

El recital empezó a toda potencia con “La sal del mar” y “Ahogados en alcohol” con las quintas de la guitarra bien marcadas y la gente cantando a full. Desde el comienzo, el pogo se volvió infernal y los cuerpos sudorosos se chocaron unos a otros con una violencia inusual, pero sin que esto desatara ningún tipo de escaramuza o inconveniente.

Casi sin respiro fueron pasando uno tras otros temas como “Tanto tiempo”, “Lejos de casa” y “Vahos del ayer”, todos altamente festejados. Cabe destacar que, a pesar de haber pasado cinco años desde el fin de la banda, Flema sonó muy bien y sin fisuras. El cantante Fernando Rossi, en su complicado rol de reemplazante de Ricky Espinosa, se las ingenió muy bien para ganarse el respeto de la gente ya que en ningún momento quiso tomar el centro de la escena sino que se ofreció de intérprete más que de frontman.

Obviamente, durante el show predominó el punk rock más crudo pero sobresalieron también ciertos temas con una onda diferente. Fue el caso de “Sólo un juego más”, “Mandibulear” y una hermosa canción llamada “Y aún yo te recuerdo”, en donde sobresalió la viola de Luichy Gribaldo quien también se animó a cantar “Yo quiero tomar”.

La segunda parte del recital siguió a pura emoción y con la gente muy exaltada. No faltó el clásico headbanging ni mucho menos los escupitajos a los integrantes de la banda. En “Metamorphosis adolescente” el wha wha de Gonzalo Díaz Colodrelo atravesó todo el tema y le otorgó un particular estilo. El heavy se hizo presente en “Cáncer” y la dupla rítmica integrada por Maximiliano Martín (bajo) y Pepe Carballo (batería) se mostró en todo su esplendor.

La última media hora estuvo marcada por clásicos como “Buscando un lugar” (uno de los primeros temas de Flema), “Anarquía en la escuela” y “El linyera” que tuvo al público cantando el estribillo a más no poder. Pero claro que la fiesta no podía ser completa sin que sonaran “No quiero ir a la guerra” con su excelente letra anti-bélica, “Si yo soy así” (toda una declaración de principios) y “Nunca seré policía”.

De esta manera, el show llegó a su fin y todos los punks presentes ovacionaron a la banda y cantaron en nombre de Ricky recordando seguramente esas madrugadas en Cemento en donde la banda de Avellaneda jugaba de local.

Volvió Flema para festejar los veinte años de su formación y llenó El Teatro de Flores. Los compañeros de Ricky Espinosa brindaron un muy buen recital y la gente se encargó de recordar en todo momento al malogrado cantante brindándole un merecido homenaje.

TODAS LAS FOTOS