Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Beriso

Con alma de rock

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Beto Landoni

02 de Diciembre, 2007

Con alma de rock

La Beriso se presentó el pasado domingo en El Teatrito para mostrar algunas de las canciones de su reciente placa, “Descartando miserias”. Rock visceral.

No todas las bandas poseen una actitud que sea capaz de comerse el show desde que se abre el telón. Para eso hay que dejar algo más que el alma. El entusiasmo del under todavía llena esos espacios de entrega en los que la ambición principal es darse a conocer. Por eso, entre tantas visitas retro, refritos nacionales y pérdida del sentido común, nada mejor que volver al caldo de cultivo del mañana.

La expectativa por escuchar los temas de “Descartando miserias”, último disco de La Beriso, era grande entre sus seguidores. Es que ya había pasado un tiempo largo desde la última visita del conjunto oriundo de Avellaneda. Por eso, el domingo pasado El Teatrito se calzó el traje de rock y se preparó para recibir a una banda acostumbrada a contagiar energía sin importar medir el gasto per capita. 

Anticipándose a las fiestas, y a modo de regalo navideño de rock and roll, la banda adelantó algunos de los temas de su placa, que estará en las bateas para fin de año. Pero para aquellos fans de la primera hora la espera fue más corta ya que la banda instaló, al término del show, un stand para comercializar su producción.

El show de La Beriso arrancó puntual y se detuvo específicamente en lo que la monada, en su mayoría teens, quería: rock and roll sin estridencias. Así fue que el grupo descargó una seguidilla de rocanroles que hicieron levantar la temperatura de El Teatrito a límites insospechados. Con apuro y sin pausa destilaron un poco de rock por todos los rincones y dejaron en claro que este fin de años los encontrará más que consolidados.

“Mil  banderas”, de su primera placa ( “Solo canciones”), abrió el juego y el público no lo dejó pasar. A todo color, con globos incluidos, dejó en claro que el aguante estaba presente. “Tiros”, canción en la que el histriónico frontman  Rolo no paró un minuto de gesticular, bailar y arengar,  para luego arrojarse del escenario y ser recibido por una tribu enajenada, subió aún más la temperatura de un sótano que para aquellos memoriosos sabe a pecado y sal.

Con “Me gusta”, un tema solo para fanáticos de la primera hora, ya que se encuentra incluido en un demo de la banda, continuó la noche. Hubo que esperar hasta  el cuarto tema, para encontrase con el nuevo material: “Dicen”, un rock arrabalero y compadrito que tiene  chapa de corte y que marcó uno de los puntos más altos de la noche.

Para la mitad del show, los tres cambios de remera de Rolo denotaban que  La Beriso no tiene tapujos a la hora de transpirar la camiseta. Entre tanto sudor y rock,  una grata sorpresa. Un charango irrumpió en el escenario y no fue más que la excusa perfecta para que suene “Chacarera”  tema nuevo que, como su nombre lo indica , es  una  chacarera pero al estilo “La Beriso” .

Llegando al final “Volver a casa”  y “Escapando”, temas prehistóricos para ellos, no quedaron muy lejos de ajustarse  a la  mítica frase del Indio: “Hagamos el pogo más grande del mundo”. Parecía que el piso se movía.

La gente se fue satisfecha, y prometió copar el próximo ritual que la banda proponga. A su vez, el conjunto terminó exhausto, pero sabiendo que tiene la fórmula para armar un gran show.

Muchos podrán tener una gran pantalla, cientos de reflectores y otros artefactos de perfección musical, pero no todos pueden tocar sin dejar hasta la última gota de sudor embriagado en el escenario. El de El Teatrito, borracho de rocanrol, se los agradeció.

TXT: Gentileza Juan Manuel Blanco

TODAS LAS FOTOS