Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Yngwie Malmsteen

Solos de viola

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Beto Landoni

08 de Diciembre, 2007

Solos de viola

Yngwie Malmsteen volvió a la Argentina, encendió la mecha del virtuosismo y, como siempre, dejó helado a El Teatro de Flores con tanta magia.

El recinto estaba repleto. Por abajo, por arriba y más allá la gente se acomodó por donde pudo. El cántico de “Olé, olé, gordo, gordo” (como cariñosamente lo vitoreaba la audiencia) se escuchó como trueno dentro del local. Entonces, a eso de las 18:30 arremetió Yngwie con todo su esplendor y, al instante, reveló todo su entusiasmo de showman ante su gente.

Arrancó con una serie de temas de su vasta trayectoria, como “Adagio”, “Far Beyond the Sun”, “Paraphrase”, entre otros. Con un frenesí inclaudicable todos festejaron cada gesto o yeite que realizó el sueco. Esa exaltación de los fans hizo que el incesante "ohohohohoho" se encimara con los solos de viola y no dejaran, en ciertos sectores, apreciar con claridad la música. Aunque, por cierto, no fue un concierto en el Colón.

Es indudable que la banda suena muy potente, que los músicos que lo acompañan son de primera y que la gran mayoría de los temas se sustentan por sí mismos. Pero, sin dudas, es el guitar hero es el que monopoliza todo. El que se roba los aplausos y todas las fotos. Salvo por un pasaje, cerca del final, cuando el batero argentino que tiene en la banda realiza un solo de batería. Recién ahí vivan por otro.

Los temas fueron pasando de manera infernal. Algunos melódicos, otros rápidos, pero todos excelentes: “Baraque and Roll”, “Exile”, “Red House Blues” o You Don´t Remember”.

Muy prolijos y afinados sonaron todos. Se escucharon clásicos y temas un poco más actuales. Todo fue sumando para que en más de una hora y media, los estridentes punteos se incrustasen de manera fiel en el corazón de los presentes.

Está vez fueron dos fechas el mismo sábado. Sin bandas soportes porque los shows hubo que reajustarlos a los dos turnos. Antes de que empiece la primera, ya estaban los ansiosos fans esperando la segunda. Yngwie Malmsteen demostró que su metal clásico está más allá de todo.

TODAS LAS FOTOS