Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Las Manos de Filippi

Obreros al poder

Cronista: Gentileza: Sol Romero Laguna | Fotos: Gentileza: Andrea Villa

30 de Noviembre, 2007

Obreros al poder

Las Manos de Filippi presentó el viernes pasado su nuevo trabajo, “Control obrero”, en Niceto. El Bondi estuvo ahí para traerte toda la data.

Después de varios años sin tener nuevo material, la banda liderada por Hernán “el Cabra” de Vega, Las Manos de Filippi, volvió a grabar; y en esta oportunidad no se ahorraron nada. “Control obrero”, es un disco doble que contiene, por un lado, una placa de estudio y, por el otro, un vivo grabado en mayo de este año en la fiesta de sus 15 años en el Teatro El Colonial, de Avellaneda.

Era una de esas noches de calor en las que la cervecita cae mejor si está acompañada por buena música. Por eso estacionamos en un Niceto lleno de seguidores de Las Manos.

“Gracias por ser amigo de Bush”, el primer tema de la lista, abrió el show. Consignas de lucha obrera, piquetera y una pantalla con forma de bomba que emitía imágenes de políticos se mezclaron con el sudor de la gente que no paró de poguear durante todo el recital. “Working!!” fue el elegido para seguir despertando conciencias entre el público y su aire hiphopero continuó alimentándose con “Ramiro”. Los vientos de Charly (saxo) y Pecho (trompeta), junto con la guitarra de Gaspar Benegas y la batería de Juan Gisower, se entrelazaron en una buena mezcla en “Sr. Esperanza”, conjugándose con una letra poderosa que combate la política del Kirchner que se va.

“Tango”, también de la nueva placa, estuvo acompañado por la guitarra acústica de Bernardo Hoffman, quien fue el primer guitarrista de Las Manos de Filippi. La canción que sin duda llamó la atención de todo el público fue “Cromañón”, un reggaetón al mejor estilo Daddy Yanqui pero con una letra de protesta.

En el intermezzo del show, una telista se colgó del techo de Niceto y desplegó sus artes circenses al ritmo de una buena melodía.

Para continuar, “Ballenas” irrumpió con su punk rock que caracteriza muchas de sus obras. “Pibe divino”, sirvió para revivir a la Agrupación Mamanis, aquella banda paralela de Las Manos que en el ‘96 editó el disco “Reír por no llorar”, trabajando a base de temas cumbieros.

También sonaron temas del disco “Arriba las manos, esto es el Estado” (1998), como “Latino”, y de “Hasta las manos” (2002), como “Yuta” y “Los métodos piqueteros”, en eñ que se hace una oda al movimiento piquetero. De esta última placa, “La puntera rosa” elevó el bajo de Pablo Occhiuzzo aún más alto que de constumbre.

Sin duda, “Organización” define claramente la opinión de la banda: “Organización internacional, revolucionaria contra el capital, contra los burócratas, contra la patronal, contra el Fondo Monetario Internacional”, resumen.

Las Manos siempre se caracterizaron por seguir una línea independiente, apoyada en causas sociales y música de protesta. “Control obrero” es una fiel réplica de esas fuertes convicciones y principios que mueven a la banda hace más de 15 años. Por eso, nada mejor que juntar algunos trotskistas y reglarles un poco de acción.

TODAS LAS FOTOS