Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Festival Punk

Vivos y ruidosos

Cronista: Pablo Andisco | Fotos: Gentileza: Andrea Villa

14 de Diciembre, 2007

Vivos y ruidosos

El Punk Rock tuvo su fiesta en el Estadio Obras. Los Violadores sobresalieron, mientras Cadena Perpetua y 2 Minutos consolidaron su buen año. Bombarderos y Mal Momento completaron una grilla en la que Attaque 77 brilló por su ausencia.

El año en que el punk asomó la cabeza para hacerse un lugarcito en el mainstream del rock tuvo el cierre que se merecía. Claro que la excusa era otra: festejar los 30 años del “Never mind the bollocks, here is the Sex Pistols”, el único disco original de los británicos y el estallido definitivo del movimiento. Pero es imposible soslayar la actualidad del género, ya que las bandas se encuentran en plena actividad, con discos recientes y conciertos al por mayor, lo que potenciaba el interés de una grilla destacada.

Los encargados de abrir la jornada fueron Los Bombarderos, y a la hora de Mal Momento había una gran cantidad de público, teniendo en cuenta que el reloj marcaba las 19.30. Un claro signo de que había interés por presenciar la mayor parte del festival. Los comandados por Hermann se destacaron con “Ya no sos vos” y “Macabra palidez” y el público aplaudió a una banda que ya lleva más de 20 años en la pelea.

Apenas pasadas las 20.30 fue el turno de Cadena Perpetua, que volvía a Obras luego de su exitosa presentación en junio. En un prolijo show, el trío recorrió su material, demostrando que los años de trabajo y escenario se notan  Abrieron con “Malas costumbres” y el piso de Obras se movió al ritmo del trío. En “Violencia” Eduardo, el bajista, les paró el carro a las escupidas: la actitud desafiante surtió efecto. Por el contrario, Hernán, cantante y guitarrista, debió soportar uno de los rituales más clásicos del género.

Más allá de este dato de color, el show de Cadena transcurrió entre la efusividad de los más chicos y el respeto de los mayores. Los temas fueron los previsibles, como ocurre casi siempre en los festivales: “Culpables”, “De más”, “Buscando salidas” y el tradicional cierre con “Dispara”, para culminar un muy aplaudido set.

Afortunadamente los intervalos resultaron cortos, apenas lo necesario para acomodar las cosas entre cada banda. El público aprovechaba para tomar aire y saltar contra “botones”, “stones” y “milicos”, ubicando en el mismo nivel elementos tan diversos. También se recordaba a Ricky Espinosa y se cantaba por la banda favorito. En este sentido, 2 minutos ganó por varios cuerpos.

A continuación estaba pautada la actuación de 2 Minutos, sin embargo lo que se vio en escena fue la clásica boina de Pil Trafa y al resto de Los Violadores. “No es lo que estaba acordado, pero el orden de los factores no altera el producto”, justificó bastante ofuscado el cantante; y arremetió con “Represión” y “Violadores de la ley”. La autoproclamada “primera banda punk de Latinoamérica” repasó su discografía haciendo hincapié en los dorados ’80, pero sin dejar de lado temas de su buen trabajo de 2006, “Bajo un sol feliz”.
 
La formación actual (Sergio Vall en batería, El Niño en bajo y Tucán en guitarra) se mostró como la base ideal para que Pil maneje a su antojo el escenario. Luego de “Violadores de la ley” aprovechó para recordar el primer Obras de 1983, con Sumo y apenas 300 presentes. En “Sin ataduras” cantó subido a las cajas y finalizó con el clásico de los Pistols, “Holidays in the sun”, con una vuelta carnero. Antes de “Anita del mar” mostró como se puede ser punk y no cerrarse a diferentes ritmos, citando a García Márquez y llevando un vallenato caribeño a lo más extremo.

No faltó ninguno de los clásicos de la banda, destacándose “Ellos son”, “Bombas a Londres” y “Guerra total”. El cierre fue con “1, 2, Ultraviolento”, con sus citas a Beethoven y La Naranja Mecánica. Fin de lujo para una banda que brindó un show de antología y demostró que el traje de clásico le sienta cada vez mejor.

Cerca de las 23 comenzó la postergada actuación de 2 Minutos, y la necesaria explicación del Mosca por las alteraciones en la grilla: “Gracias a Violadores por la onda, recién llegué en ambulancia del hospital, estoy haciendo muchas cagadas últimamente”. Pese a este contratiempo, el combo de Valentín Alsina brindó un show contundente y el público, más allá del cansancio y el calor, respondió cada uno de los temas.

La banda eligió lo más viejo de su repertorio para iniciar su set: “Ya no sos igual”, “Arrebato”, Piñas van, piñas vienen” y “Barricada”. Luego fueron mechando temas de su discografía, dedicando buena parte a su último trabajo, “Un mundo de sensaciones”.
 
En “Cero” subieron Ale y Naza, de Bien Desocupados y cerraron con todo el estadio cantando “2 Minutos punkeando para vos” y los músicos regalando todo lo que encontraban en el escenario.

Acaso el contatiempo del Mosca impidió un cierre multibanda, o tal vez sea el punk como género el que no permita este tipo de encuentros. Lo cierto es que 2007 quedará en la historia como el año en que el punk copó tres veces el estadio Obras, debido al gran momento que pasan tres de sus máximos exponentes: la prolijidad de Cadena Perpetua, el bardo de 2 Minutos y la leyenda de Violadores. 

TODAS LAS FOTOS