Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Federacion Rock

El principio del fin

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Beto Landoni

05 de Enero, 2008

El principio del fin

El sábado se llevó a cabo Federación Rock 2008, con la presencia de Pity Álvarez y un sentido cierre de Jóvenes Pordioseros sin Toti, su cantante ¿El último show de JP?

La cita de partida era en General Paz y Chilavert, lado provincia. En una fresca noche de viernes, El Bondi se apostó a la espera del micro que llevó a la mayoría de las bandas a Federación, Entre Ríos. Mientras los policías miraban con desconfianza el tumulto de gente que iba llegando, los músicos de La Casual, Viejo Berry, Gente de Barrio y Los Pérez García se iban acomodando, saludando y compartiendo viejos recuerdos. Pero un halo de intranquilidad sobrevolaba: ¿se trataba realmente del último show de Jóvenes Pordioseros? Los rumores eran fuertes. Tanto que cuando llegó Pedi Puentes, violero de la banda, todos se solidarizaron con él.

Cuando el micro se puso en marcha cerca de la medianoche “la gran cofradía de músicos” dio inicio al festival propio que duró hasta el viaje de vuelta. Acústica, armónica y otros menesteres hicieron que los 480 kilómetros que separa Capital Federal de Federación transcurrieran en una fiesta de lujo.

La llegada:
Con todos desayunando cerveza en la terminal entrerriana y meditando la dura decisión de pasar el día en las termas o en el río, empezó el peregrinaje hasta la hora de tocar. Sea cuál sea la conclusión fue un día a pleno sol, y el calor quedó indefenso ante la brisa que surcaba la ribera del Río Uruguay. Un día de lujo. 

El Festival:
En el anfiteatro municipal, a las 19 y a pleno sol, comenzó a sonar la música esperada. Las primeras en tintinear fueron las clásicas bandas regionales, entre las que se destacaron Jehuel y Bajo Cero, ambas de Concordia. La primera, comandada por Iván en voz y guitarra, arrancaron con “A full”, para luego pegarle “De qué lado estás”. Con un set correcto y un sonido entre moderno y rocker se llevaron los primeros aplausos. Acto seguido fue el turno de Bajo cero, con un cantante flaquito que se movía todo el tiempo hicieron una muy buena parada donde aprovecharon para presentar con orgullo y en sociedad su página web que, desde el 21 de diciembre, ya está funcionando. El gran problema fue la organización con el tiempo: el festival recién concluyó a las 6.30.

La familia casualera:
La Casual
sufrió como nadie los retrasos. Su actuación se vio limitada. Originalmente prevista para las 20, arrancó 23:10 porque una banda que no estaba en la grilla (Discípulos de Onan) subió a realizar algunos temas imprevistamente. El problema de “los casualeros” fue que dos de sus integrantes regresaban a Buenos aires en un micro a la medianoche. Eso implicó que realizaran menos temas y los que tocaron fueron más cortos de lo normal.
Por eso Elemi, su cantante, sentenció: “Estamos apurados porque se nos va el bondi. Nosotros somos una banda solidaria, aunque algunos no lo entiendan”. Arrancaron nerviosos, pero para el tercer tema ya estaban a mil disfrutando de la noche. Así, al palo, hasta “Realidad Casual”, que marcó la recta final y la nostalgia por no poder hacer un show un poco más largo.

Los músicos de Legendarios fueron los sextos en aparecer a escena. Y casi no llegan ya que el auto en el que viajaban se rompió en el medio de la ruta y no conseguían el repuesto. Finalmente, batallaron con un rock and roll potente para olvidarse de todos los malos tragos.

Cerca de la 1 fue el turno de Viejo Berry. Con “Se me hizo tarde”, invitaron a sumarse en la viola a Pedi de Jóvenes Pordioseros. Una zapada sin ensayo previo que le dio a la noche un cáliz de satisfacción. Para el tema siguiente también se sumó El Chori, baterista de Jóvenes, y el cantante afirmó en el micrófono: “Este tema de llama ´Somos un poco más´. Todos queremos ser un poco más. Hay algunos que quieren más y se olvida de la gente que creció con él. Y más querés, y más solo te quedás”, en clara alusión a Toti Iglesias.

Así fue que entre amigos hicieron un aguante muy sentido a los otros miembros de Jóvenes Pordioseros luego de las palabras de Toti para el Sí de Clarín.

El Chaca y su gente:
Después fue el tuno de Gente de Barrio, que tuvo a su cantante preso 3 años por tenencia de marihuana, tras la denuncia de un vecino. Pero nada amedrentó que en el tiempo que El Chaca estuvo preso, la banda siguiera sonando. Y fue así que la actuación de Federación fue muy especial.

“Un aplauso para la banda que me hizo el aguante cuando me perdí en vacaciones”, ironizó el cantante. Así continuó con un tema a favor de la legalización y la despenalización del consumo. Pero lo peculiar es que para esta canción se sumó Pity Álvarez, líder de Intoxicados. Para luego seguir cantando con esta banda algún que otro tema más. Y con “La rubia tarada”, se metieron a la gente en el bolsillo. Impresionante lo de Chaca y su gente.

La recta final llegó con el excelente rock de Los Pérez García. Sonaron muy ajustados y prolijos. Hicieron temas de su basta trayectoria y la perlita fue que en varios temas estuvo presente Eduardo Vázquez, baterista de Callejeros. Pero lo mejor, sin duda, fue cuando interpretaron “Sucio Gas”, de Ratones Paranoicos. Impecable.

Después fue el turno de La Beriso. Comandados por Aníbal en guitarra y voz sonaron muy bien. La pared de violas, bajo y batería estuvo impecable y muy aguerrida. Sin dudas son muy buenos, pero por las melodías de las canciones y la voz de su cantante remiten demasiado a Callejeros. Igualmente se despacharon con unos rock & rolles muy sutiles y bien al palo.

Cerca de las 6 de la mañana llegó el final no tan esperado. El horario del concierto se había excedido de sobremanera: todos estaban muy cansados, pero faltaba el número principal: Jóvenes Pordioseros. Por el recinto se lo vio a Toti, pero no subió a tocar. El corazón y el alma lo pusieron el resto del grupo, principalmente Pedi. Al que se lo notó muy afligido por esa situación. Hasta lloró mientras los amigos de otras bandas le daban su apoyo en el cierre. Fueron sólo 4 temas, entre los que la voz fue pasando tanto por Pedi y Chori, como por El Chaca y miembros de otras bandas.

Ante el desconcierto de la gente Pedi, con gran dolor, dijo: “Muchachos: como verán venimos teniendo problemas hace rato. No crean todo lo que leen. Jóvenes Pordioseros está tocando esta noche. Está Chori, está Sicu, estoy. Y están todos los pibes de las bandas que nos están haciendo el aguante. Y vamos a tocar”. Y los aplausos y las  ovaciones nacieron de todos los corazones presentes. Y así empezaron todos a saltar al ritmo de  “Descontrolado”.

Finalmente, 6:30 terminó lo que se daba.: tal vez el último concierto de Jóvenes Pordioseros; el aguante al Pedi, Chori y Sicu; el Chaca y su magia que, en parte, se convirtió en la estrella de la velada. Un festival lleno de rock y de historias.

TODAS LAS FOTOS