Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ciclo Cultura para Respirar

Pro-Música

Cronista: Gentileza: Christian Alliana | Fotos: Beto Landoni

02 de Febrero, 2008

Pro-Música

Miguel Botafogo y El Soldado se presentaron gratis en la Costanera Sur para el deleite de los porteños.

“Aires Buenos Aires, Cultura para respirar”, decía el cartel que anunciaba los shows de El Soldado y Miguel Botafogo en el Anfiteatro Griego de Costanera Sur y vaya que fue un vientito de aire fresco el que sopló el sábado en Puerto Madero. Es que, últimamente, el Gobierno porteño se está encargando de juntar, en una misma fecha, a artistas que difícilmente compartan cartel durante el año y eso está siendo muy bien aprovechado por la gente que se acerca a estos recitales.

Pocos minutos antes de las nueve de la noche, varios chicos y chicas con remeras ricoteras circulaban a todo paso por el Boulevard Rosario Peña Loza para ver una nueva presentación de El Soldado. En esta ocasión, la banda liderada por Cacho González, hizo un repaso de toda su carrera.

De esta manera pasaron temas que a esta altura ya son clásicos como “Trago especial”, el rocanrolazo “Ella lo trae aquí” y el himno “Ángel de los perdedores”. Con el transcurrir de los minutos, los músicos se fueron mostrando cada vez más sólidos hasta llegar al final con “Polvo y Blues”, en donde la banda se divirtió en una especie de jam que cautivó a los presentes.

Luego de la presentación de El Soldado, llegó el turno del ex Durazno de Gala,  Miguel Botafogo Vilanova, quien salió al escenario solamente acompañado por su guitarra y se sentó cómodamente en el centro para empezar el show con “Desconfío”. Al ver sus dedos deslizándose por el diapasón como por arte de magia, la gente no hizo otra cosa más que aplaudirlo a rabiar, algo que se acrecentó cuando su dobro (una guitarra totalmente de metal) dio pie para el clásico de Pappo, “Blues para mi guitarra”.

Y si bien los bluseros se caracterizan por llevar siempre consigo una sensación de soledad, Botafogo no se iba a quedar sin compañía durante la noche por lo que fue llamando, uno a uno, a los integrantes de su banda. Así fue que desde las tablas que se escuchó el pedido de más “Blues en la radio”, un inédito que pide un poco más de difusión para un género casi olvidado por las principales transmisoras.

A lo largo de todo el show, Don Vilanova entregó algunas composiciones que estarán en su próximo álbum como “Radiador” (que fue denominado así gracias a Pappo) y “El vecindario” que tiene una letra casi humorística y que permitió que cada uno de los músicos se luciera.

Párrafo aparte merece la baterista Silvana Colagiovani (baterista de Decenadores) quien cada día toca mejor y le pega a los parches con una justeza admirable.

Ya sobre el final del concierto, apareció el recuerdo de John Lennon gracias a una preciosa adaptación blusera de “Imagine”. Y como no podía ser de otra manera, el eterno homenaje a Norberto Napolitano llegó nuevamente con “Desconfío” (ahora en versión grupal) y la muy festejada “Blues local”, con la que el público coreó por El Carpo y agradeció al ex Durazno de Gala por tanto talento.

Pese al cambio de gobierno los recitales gratuitos de verano siguen siendo una gran idea y una buena oportunidad para aquellos que no pueden pagar una entrada durante el año. Si bien estos eventos se han reducido notablemente en comparación a la gestión anterior, es importante que estos shows sigan adelante. Después de haber visto a Miguel Botafogo y El Soldado, la gente seguramente reclamará para que el programa continúe.

TODAS LAS FOTOS