Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Deep Purple

Rock Profundo

Cronista: Gentileza: Christian Alliana | Fotos: Beto Landoni

26 de Febrero, 2008

Rock Profundo

Deep Purple volvió a la Argentina y reventó el Luna Park a puro rock. El Bondi fue testigo y te cuenta todo lo que pasó y lo que seguramente pasara el domingo 2 de marzo

Puede ser que en el rock ya se haya inventado todo y que no quede nada por descubrir pero si esto fuera cierto como consuelo quedaría seguir viendo en vivo a las bandas pioneras del género. Y una presentación de Deep Purple es eso, la comprobación de que no hay nada mejor que ver las cosas bien hechas y por quienes fueron los primeros en hacerlas.

Con cuarenta años de trayectoria sobre sus espaldas, la legendaria banda inglesa volvió al Luna Park (esta vez sin orquesta como en el 2000) con la excusa de seguir presentando su último trabajo de estudio, “Rapture of the Deep” (2005). Se sabe que el público argentino siente devoción por uno de los grupos que dio a conocer el llamado “hard rock” y esto quedó demostrado una vez más al ver el Palacio de los Deportes totalmente lleno.

“Pictures of home” fue el puntapié inicial de una noche que tuvo grandes momentos. La voz de Ian Gillan sigue sonando perfecta aún hoy y “Into the fire” fue una clara muestra de esto. El frontman no se cansó de alabar al público durante todo el show e incluso supo disculparse cuando un fan le alcanzó un dvd como regalo y él creyó que quería que se lo firmara. Obviamente esto provocó las risas y los aplausos de parte de todos los asistentes.

Si bien Ritchie Blackmore hace rato que ya no está en las filas de Purple, Steve Morse supo ocupar su lugar de manera admirable y los argentinos fueron testigos de esto cuando el violero tocó “Lost contact” e hizo llorar a su guitarra con un solo ultra sentimental. También se permitió divertirse al encarar un medley que incluyó algo de Led-Zeppelin, The Kinks y Guns and Roses. Sin dudas, fue una manera más que interesante de dividir el concierto en dos partes sin necesidad de que los protagonistas se retiren del escenario.

A continuación, “Lazy” y “Perfect Strangers” siguieron desatando la algarabía, con un gran solo de teclados por parte de Don Airey en el medio, hasta llegar al inoxidable “Highway star”. A partir de ahí, ya todos sabían que el show iba llegando a su fin pero también eran concientes de que lo que iban a escuchar era parte de un repertorio que marcó a varias generaciones. ¿O se puede llegar a encontrar a alguien que no conozca el riff de “Smoke on the water”?

El primer bis llegó con “Hush” y un solo de batería por parte del único integrante original de la banda, Ian Paice, quien castigó duro a los parches. Seguidamente, otro histórico del grupo, el bajista Roger Glover, dio muestras de su capacidad con los graves y lentamente se fue introduciendo en el tema final: “Black Night”. Ahora sí, la fiesta era completa.

Luego del concierto del Luna Park, Argentina ya puede decir que cuenta con una banda más que le es propia: Deep Purple. Como los Ramones o Megadeth, los ingleses entraron en el corazón de los argentinos y la banda respondió tanto amor de la mejor manera posible, brindando un show impresionante y rockeando como nunca.

TODAS LAS FOTOS