Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Los Gardelitos

Sensibilidad Barrial

Cronista: Gentileza: Christian Alliana | Fotos: Beto Landoni

08 de Marzo, 2008

Sensibilidad Barrial

Los Gardelitos llenaron dos veces El Teatro de Flores demostrando por qué son una de las mejores bandas nacionales. El Bondi estuvo presente el sábado y te cuenta todo lo que pasó.

Para cualquier banda que sólo tenga editados tres discos de estudio y el último haya salido hace ya cuatro años, sería difícil sostener una trayectoria sobre los escenarios sin que esto genere un natural desgaste. Sin embargo, cuando el repertorio está compuesto por buenos temas, la situación es diferente y con Los Gardelitos pasa eso, sus shows se sustentan gracias a las grandes canciones del desaparecido Korneta Suárez.

El sábado pasado la banda liderada desde hace ya algunos años por el cantante y guitarrista Eli Suárez volvió a El Teatro luego de dos años y repasó todos sus discos. El puntapié inicial llegó con la versión rápida de “Cobarde para amar” a la cual se le pegaron “Comandante Marcos” y “Anabel” en donde la gente cantó las estrofas finales a puro pulmón. Ni siquiera el calor que hacía dentro del recinto pudo detener el incesable movimiento del público que no paró de agitar en toda la noche.

En esta ocasión no hubo escenografía y el trío integrado por Horacio y Martín Aloe (en batería y bajo respectivamente), además del mencionado Eli, quedó al desnudo sin otro ropaje que el de sus instrumentos. Y a decir verdad, a sus seguidores esto poco les importó ya que al sonar temas como “Máquinas viejas” o “Envuelto en llamas” nadie reparó en otra cosa que no sea la banda y su música.

El recuerdo de Korneta estuvo presente durante toda la noche por medio de cantitos y banderas. Es que al fundador gardeliano nadie lo olvida y muchos se animan a imaginarlo en el cielo tocando con Pappo para los pibes de Cromañón. Pero más allá de estas hipótesis, lo cierto es que sus canciones siguen demostrando la gran sensibilidad que tenía el padre de Eli y que lo llevaron a ser un gran letrista, algo que quedó demostrado el sábado en interpretaciones como “Nadie cree en mi canción”, que a esta altura ya es un himno.

Desafortunadamente, Los Gardelitos nunca fueron tenidos muy en cuenta por las radios a la hora de rotar sus temas aunque allá por fines de la década del noventa “Llamame” logró tener cierta difusión. El sábado en Flores volvió a sonar ese reggae y seguramente muchos recordaron aquellas épocas de asiduas actuaciones en Cemento presentando sus primeros discos: “Gardeliando” (1998) y “Fiesta Sudaka” (1999). Claro está que eran otros tiempos y la banda actualmente está mucho más profesionalizada y cuenta con un nivel de convocatoria aún mayor.

Los rocanroles no podían estar ausentes y para calmar la sed del público fueron pasando primero, esa oda a las seis cuerdas que es “Amando a mi guitarra” y luego la irónica “Novelas mexicanas”. Aunque también hubo espacio para la reflexión en “Hay que enterrarlos vivos” (recordando a los desaparecidos) y en “Los querandíes” (en este caso rememorando a los pueblos originarios de estas tierras). Pero si hablamos de pensamientos profundos, muchos seguramente habrán puesto su cabeza en la difícil situación que vivió América del Sur hace pocos días cuando sonó el tema homónimo.

Para el final quedaron “Estamos podridos”, que contó con un pogo descomunal, la triste historia de “Monoblock”,  “Gardeliando” y “La calle es un espejo” para cerrar una noche calurosa de puro rock.

Los Gardelitos volvieron a Flores y brindaron un excelente show con los temas de siempre. Si todo sale tal cual se espera, este año la banda se meterá en estudios a registrar su cuarto trabajo además del prometido DVD. Mientras tanto y para los que se quedaron afuera este fin de semana, el 21 y 22 de Marzo tienen una nueva oportunidad de acercarse a El Teatro.

TODAS LAS FOTOS