Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Los Umbanda

Música de fusión

Cronista: Gentileza: Emiliano Bezus Espinosa | Fotos: Beto Landoni

21 de Marzo, 2008

Música de fusión

El sábado pasado Actitud María Marta y Los Umbanda se complementaron en un danzante dos por uno que gastó la pista de Niceto

Una hora más tarde de lo anunciado comenzaron su vertiginoso show las Actitud María Marta. A las 22 en punto el telón de Niceto se partió en dos, permitiendo al trío de raperas disparar las primeras rimas de “Dragona del Hip Hop”. Con espásticos movimientos DJ Black las custodió por detrás. El recinto estuvo colmado en un noventa por ciento y el calor se potenciaba con el humo de las máquinas.

Entre saludos a parientes e invitaciones varias a bailar, Malena D´Alessio  bautizó la velada como “La noche de los invitados”, para que el primero hiciera pie en el escenario: Hugo Lobo, frontman de Dancing Mood, con su trompeta a cuestas. Un episodio repetido durante todo el recital, fue el ruego de los arreglos para los acoples y más volumen para los micrófonos por parte de las jóvenes.

En el momento en que un aire acondicionado prendido a toda máquina se cotizaba bastante alto, el bandoneonista Pablo Greco irrumpió en escena, mientras Karen Pastrana arengaba a su público al grito de “Cuando yo digo Actitud, decime María Marta”, y todos correspondieron al llamado.

“Destino de rata” y “Llegó la hora” destilaron ritmos de “Jip Jop, con J”, al decir de Malena. Un muchacho desde el piso pidió “¡Algo más arriba!” y ni lerdas ni perezosas, las cantantes en pose provocativa lo invitaron a subir para darle algo más arriba, pero para fracaso del sindicato masculino, el joven se perdió entre los espectadores.

Reggae y reggaeton desfilaron en el escenario, con las bailadoras invitadas que sedujeron con sensuales movimientos de piernas y cadera. Para el final de catorce canciones distribuidas en una hora y media, las Actitud María Marta versionaron, acompañadas por dos guitarras y un contrabajo, por primera vez en vivo el clásico del cubano Carlos Puebla, “Hasta siempre Comandante”. A pesar de los pequeños inconvenientes técnicos, las chicas brindaron un consistente y jugoso recital. Mucha rima, diversos ritmos y entretenido baile.          

De golpe y sin aviso, quince minutos más tarde el telón se abrió por segunda vez, para que Los Umbanda comenzaran su participación con “No vuelvo más”. Primero dieron el presente Gaspar Om en voz y sampler, acompañado por la batería de Gustavo Montello, y la percusión de Ropi Herraz y Pablo Solis. Instantes después Santiago Pérez en teclados, Manuel Ruiz con su bajo y Federico López Conde y Matías Kupinski en guitarras completaron la banda.

Sin tanto baile, el público acompañó cada una de las veinte canciones, agitando el brazo derecho para rapear y saltando sobre el lugar cuando las melodías de ska lo pedían. “Para los más viejos” aulló Gaspar, y disparó estribillos del segundo disco “Misil popular”.

Frenéticos y vigorosos fueron los riffs de Federico, luciéndose además con sus solos. Delicados y limpios como la porcelana, los de Santiago con su teclado. Con menos interacción con el público que las AMM, Los Umbanda metieron una canción detrás de otra, guiando a sus seguidores lentamente hasta una candente danza. “O que será” de Chico Buarque y un saltarín ska en la voz de la “invitada” Malena, concluyeron la noche del dos por uno.

Con precisión Los Umbanda desenfundaron su “Musikadelante” a través de ardientes y fusionados ritmos, que fueron desde el rap, el reggae y el cuarteto, hasta la cumbia centroamericana y el dub.

TODAS LAS FOTOS