Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Todos tus Muertos

“Si no te gusta lo que dicen... ¡Andate!”

Cronista: Gentileza: Sabrina Barbalarga | Fotos: Beto Landoni

29 de Marzo, 2008

“Si no te gusta lo que dicen... ¡Andate!”

Todos Tus Muertos y Bulldog se presentaron por primera vez juntos en el Teatro de Flores y El Bondi estuvo ahí para ser testigo de la combinación reggae/punk.

Si bien la cresta y las dreadlocks estéticamente no tienen nada en común, los estilos punk y reggae se caracterizan por su ideología contestataria y antisistema. Por esta razón, la propuesta de este evento era hacer un recital que convoque a fanáticos de ambos estilos, y  “que esté todo bien”.

A las 21 en punto el telón se abrió, y para sorpresa de algunos fue la pequeña figura con rastas de Pablo Molina, voz de Todos Tus Muertos, la que abrió el recital al ritmo de la jamaiquina “Jah Lion” y no Bulldog como esperaban. El show, que comenzó muy tranquilo para la multitud de fanáticos de un estilo más ruidoso que pobló El Teatro, se puso más pesado al tiempo que el público coreaba “eh eh...oh oh... eh eh... oh oh ” y comenzaban los primeros acordes de la enérgica y clásica “Andate”. La noche estuvo repleta de otros clásicos como “Gente que no”, “Mate”, “Torquemada” y “Tu alma mía”, con un Pablito que no paró de saltar y que no dudó en mostrar alguna que otra destreza acrobática cuando los saltos ya no le alcanzaban para descargar las energías.

Como era obvio, tampoco faltó el cover en castellano de “Reggae Punky Party” de Bob Marley y Lee Perry que está presente en la última placa en vivo de la banda, “Re-Unión” (2006). El show cerró con la caribeña y a la vez rockera “Hijo Nuestro”, para redondear una hora que combinó momentos de mucho agite con otros de tranquilidad jamaiquina, ya que TTM supo entremezclar temas más pesados que denotaban su influencia punk con otros con ritmos más centroamericanos como “Eres mi vida” o “Sea lo que sea” para que esta fiesta “reggae punky” no se quedara sólo con la parte de punky.

Quince minutos fueron los que tuvo el público para recuperarse y juntar todas sus fuerzas para el enérgico y violento espectáculo que dieron los rosarinos de Bulldog. El telón se abrió al son de “Antigil” y la masa empezó a descontrolarse con este tema de su último disco, “Salvaje”, cuya gráfica de tapa hacía las veces de telón de fondo mientras Hernán “Mantu” Mantoani (voz y guitarra) vistiendo una remera de TTM mostraba el espíritu de confraternidad entre estas dos bandas que daba origen a esta fiesta, cantaba y revoleaba los rulos. Ramiro “Rata” España en el bajo y Guillermo “Willy” Tagliarini en la guitarra también hicieron de las suyas, que junto con Adrián en la bata no pararon de inundar el lugar con el potente sonido de sus instrumentos.

Algunas de las canciones que se destacaron en el repertorio de Bulldog fueron “Rotas cadenas”, “Nunca más”, “Santo en llamas” y  “Más y más”, temas con un alto contenido de crítica social e ideas anticonformistas, algo que caracteriza a las letras de la banda. Además, a lo largo del show no faltaron los palos y bocados contra los milicos y contra Cristina Kirchner.

La comunicación de la banda con el público se manifestó en “Más que diez”, que empezó con un solo de Adrián, y Mantu incitó a sus seguidores a que canten el tema ellos solos. Otro ejemplo fue cuando la mayoría del público empezó a hacer palmas y en el escenario sólo una luz azul iluminó a Mantu con su guitarra entonando “La vida”, en el momento lúgubre de la noche. Hacia el final Pablito Molina subió al escenario para cantar “3º D”, coronando esta noche punky reggae.

Así se cerró un sábado en el que Todos Tus Muertos dio un show que alternó entre ritmos afrolatinos y punk, y siguió demostrando que aunque Fidel no está, a ellos no les falta nada. Por su parte, Bulldog cerró con todo esta fiesta poniendo la cuota de verdadero power, en la que los presentes no pararon de poguear y saltar unos contra otros. Quedó comprobado que el reggae y el punk son dos estilos musicales distintos pero que comparten un mismo tipo de mensaje y pueden convivir muy bien en un mismo espacio, aunque hay que admitir que abundaron más las remeras negras y los chupines que los colores rastafaris.

TODAS LAS FOTOS