Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Quilmes Rock

Rock and roll made in Argentina

Cronista: Gentileza: Sol Romero Laguna | Fotos: Gentileza: Andrea Villa

05 de Abril, 2008

Rock and roll made in Argentina

Uruguayos que actúan de locales, rumores de separación, invitados sorpresa y mucho pogo para la tercera jornada del Quilmes Rock.

Clima recitalero el del sábado en River: la gente comenzó a llegar temprano para conseguir buenas ubicaciones y no perderse ninguna banda de lo que sería la tercera fecha del Quilmes Rock edición 2008. Aunque las puertas del Estadio River Plate se abrieron alrededor de las 16, no fue sino una hora más tarde cuando la música empezó a sonar. Guasones abrió esta jornada llena de sol con un público más que interesante, que acompañaron a la banda en su corto set de 9 canciones.

Adelantándose en el horario establecido, No Te Va Gustar subió al escenario apenas pasadas las 6 de la tarde, cuando la gente empezaba a entrar al campo ya de forma masiva. Con un excelente sonido, “Al vacío” fue la canción elegida para abrir su show y, como si fueran locales, los chicos uruguayos hicieron saltar y poguear al público presente con hits como “Pensar” o “Fuera de control”. Además, sonaron algunas estrofas de “Todo un palo” de los Redondos, que calentaron las gargantas para una noche que iba a estar cargada de emoción.  

Cerca de las 7.20, cuando el sol ya empezaba a caer, Los Ratones Paranoicos salieron a escena, con su clásico “Destruido”, acompañados, nuevamente por el bajista original,  Pablo Memi. A mitad de su set, con una noche cálida e ideal para escuchar buena música, un invitado subió al escenario encapuchado: sí, era El Grande. Charly García fue ovacionado por la multitud que no podía creer esta sorpresiva aparición, y junto a su órgano interpretó, para alegría de los presentes, tres de sus clásicos: “Cerca de la revolución”, “Influencia” y “No importa”. Como si fuera poco, Charly decidió acompañar a Juanse y su banda hasta el final del show, que, a pesar de presentar algunos problemas de sonido, estuvo lleno de buenas vibras mezcladas con un toque de esa locura característica de los dos cantantes.

Poco antes de las 9 de la noche, una de las bandas más esperadas subió al escenario: Alejandro Sokol apareció de corbata y camisa blanca y Las Pelotas abrieron con el clásico “Muchos mitos” y el pogo hizo temblar el Monumental. Ante los recientes rumores de separación, la banda no hizo comentario alguno, pero el público gritaba con fuerza “el Bocha no se va”. La mayoría de los temas, sobre todo los clásicos (“Basta”, “Capitán América”, “Esperando el milagro”, “Bombachitas rosas”, entre otros) se entintaron con una rara sensación; una mezcla de tristeza, separación e incertidumbre fue lo que marcó el desenvolvimiento de Sokol y Germán Daffunchio en el escenario. Para distender un poco, Roberto Pettinato acompañó fielmente a la banda con su saxo en varios temas y hasta interpretó algunas estrofas del clásico de Sumo “Debedé”. Para terminar, casi al final del show, el Bocha apareció con una remera en la que se leía “Simplemente gracias”, y los peloteros quedaron aún con más dudas acerca del futuro de la banda.

Ahora sí, la frutilla del postre. Luego de haber esperado más de cinco horas, los piojosos tuvieron lo que fueron a buscar. Alrededor de las 22.30 se vislumbraba movimiento en el escenario y todo comenzó con imágenes en las pantallas ubicadas en todo el estadio, que referían a frases del último trabajo editado de Los Piojos, “Civilización”. Luego empezaron a entrar los integrantes de la banda en bicicletas y en dos autos, hasta que apareció Andrés Ciro Martínez, y fue ovacionado por más de 65.000 personas con ganas de rock piojoso.

Fue así que “Manjar” abrió la larga lista de temas que se dispararon durante las más de dos horas de show. Entre los éxitos más coreados estuvieron “Taxi boy”, “Ay, ay, ay”, “Arco” y “Muy despacito”. A las 12 en punto, Ciro dedicó “un pogo de un minuto” con la canción “Como Alí”, a Jorge Guinzburg. También los combatientes de Malvinas fueron homenajeados con unas estrofas del Himno Nacional interpretadas por Andrés en la armónica; éste fue uno de los momentos más emocionantes de todo el show.

Para el momento de los bises, eligieron “Verano del 92”, acompañadas por La Chilinga (bajo la dirección de Daniel Buira, quien luego de ocho años se sentó nuevamente en la batería), “Cruel” y “Bicho de ciudad”, con las cuales se hicieron oír las gargantas de toda la masa de gente. Para dar final al set y cerrar la noche, “Unbekannt”, “Muévelo” y “Finale” hicieron mover las caderas y terminar el show a pura fiesta.

Varietè de colores en la tercera jornada del Quilmes Rock ’08 que ya se perfilaba interesante con entradas de campo agotadas: sorpresas, clásicos y mucha emoción. Se destacó la aparición de Charly acompañando a Los Ratones y la energía fiestera que se originó en el show de Los Piojos.

TODAS LAS FOTOS