Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Las Pastillas del Abuelo

Son los oportunistas

Cronista: Gentileza: Sebastian Saavedra | Fotos: Gentileza: Cristian Pirovano

11 de Abril, 2008

Son los oportunistas

Las Pastillas del Abuelo pusieron la música, la gente la fiesta, y así se armó el combo de una noche que pocos olvidarán. Un show a la altura de un Luna Park agotado.

En la noche del viernes, al acercarse al Luna Park se notaba que algo estaba por pasar en el centro de la Capital Federal. No era un acto de Luis Palau, ni ningún cacerolazo por el campo o el gobierno. Es que si bien fueron 8.000 las personas que fueron a ver a Las Pastillas del Abuelo, la emoción que demostraban esos chicos, la adrenalina, y las ganas de ver a “los pibes del Abuelo”, resaltaban en cualquier colectivo, en cualquier calle, y obviamente, dentro del Estadio de calle Corrientes.

Por eso no sorprendió que cuando se apagaron las luces, y aún sin la banda en escena, la proyección del video de “Tantas escaleras” hizo explotar a la gente, tanto o más, que cuando arrancó la banda con “Solo Dios (Almafuerte)”. Llamó la atención antes del show ver que la lista tenía 36 temas, cosa que anticipaba un concierto bastante largo. De todos modos, el ritmo desde los primeros cinco temas (“Cubano”, “Me resulta imposible”, “Historias” y “Doctora”), con el gran recibimiento de la gente, y ya con el sonido bastante mejorado a lo que fue el primer tema, demostró que a los fans de la banda poco podía importarles, ya que la fiesta continuaba abajo del escenario y Pity no se cansaba de decirlo y demostrarlo.

De a poquito se iba notando que el primer Luna Park de Las Pastillas, con entradas agotadas un mes antes, no iba a ser un show menor. Esto se vio reflejado en una buena puesta de luces, algunos jueguitos con videos reflejados en el fondo negro, y con el set semi acústico que armaron cuando promediaba la noche.  Con dos violas criollas, bajo acústico, batería, vientos y percusión hicieron un par de temas romanticones, para que los hombros de los varones, se cansaran de alojar chicas que cantaban desaforadas todos los temas.

Párrafo aparte para la vuelta al ritmo frenético. Es que el lema de la segunda parte del show pareció ser, “un tema tras otro, un invitado tras otro”. Así se vio en los  siete temas que siguieron (“José”, “Tantas escaleras”, “Estómago”, “Osiris”, “Enano”, “Tantas escaleras”, “Peldaño”), a los siguientes nenes de pecho: Mikael de Kapanga,  Ariel Viale de Pampa Yakuza, Ale Kurz de El Bordo, Manu de La Mancha de Rolando, Salvador de La Covacha, y Micki de Los Piojos.

El show terminó luego de un poco más de tres horas, pero a la gente parecía no importarle, a los músicos tampoco, y por eso “Skalipso” duró unas vueltas más de lo normal, con presentación de banda incluida, y agradecimientos varios para todo el mundo.

Las Pastillas llegaron al Luna y aprobaron con creces la difícil parada. Un detalle para reprochar podría ser lo largo de la lista, pero la llevaron adelante con invitados y un buen ritmo. A la gente no le importó, ellos hacían la fiesta y cuando alguien la pasa bien, quiere que la noche sea eterna.

TODAS LAS FOTOS