Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El Vuelto S.A.

Como si no hubiera pasado nada

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Beto Landoni

07 de Junio, 2008

Como si no hubiera pasado nada

La nueva banda de Sokol se llama El Vuelto S.A. y por ahora se limitan a tocar temas de Las Pelotas, Sumo y un par de covers. La gente lo agradece pero espera ansiosa canciones nuevas para saber como sigue la historia.

Había algo raro en el Teatro de Colegiales y uno no sabía a quién fue a ver. Porque el ambiente era idéntico al de antes y los saltitos y gritos de hinchada eran exactamente iguales. No parecidos, iguales, como si todos los integrantes de Las Pelotas hubieran sufrido una especie de virus que los impidiera salir de la casa. Menos Sokol, que zafó por no estar desabrigado.

Y es un poco triste pensar cómo termino todo, como una banda que sonaba tan bien y generaba tanto cariño como ninguna otra activa (activa, no Los Piojos y La Renga y sus vacaciones permanentes post-River Plate), terminara tocando en escenarios separados, llevando la misma gente y trasmitiendo la misma emoción en sus canciones.

Pero Germán ya no quiso esperarlo ni soportarlo ni escucharlo, y lo sacó de la banda, o él se fue, o llegaron a un acuerdo pacífico, según quién cuente la historia. La cosa es que Alejandro quiso demostrar que puede llenar un Teatro, porque, suerte para él, puede tocar todos los temas que él cantaba en la banda. Bingo.

Y si alguien no fue y se pregunta cómo estuvo, era como ver a Las Pelotas, disculpen. Está bien, no está Gaby en el bajo, ni Tomás en la guitarra, ni mucho menos Jove en la batería, pero Sokol sigue en la voz y la base sonó de fondo para que los temas salieran lo más parecido posible.

Porque Sokol tocó en Las Pelotas casi veinte años de su vida, y si le piden hacer un tema, él saca “Cría de Lobos” y suena parecido a su ex banda. Seguramente porque él lo quiere así, y sobre todo porque la gente espera escuchar eso. Por ahora es una sola canción, que seguramente estará en un futuro disco que quién sabe cuando saldrá.

En medio de gritos y personas ansiosas, Sokol subió al escenario atado, amordazado y vigilado por dos guardias, tirando ese mensaje obvio en pleno “Astroboy”, que si lo atan, el manda todo a la mierda y sigue cantando y haciendo lo que él quiere, como si nada hubiera pasado.

Para el final, ya más cómodo él y su banda (incluyendo a su hijo Ismael en la guitarra) pidió un gran aplauso para El Vuelto S.A., mirando a la gente con esa cara de niño contento a punto de llorar.

“Corderos en la noche”, “Muchos mitos”, “Escaleras”, “La Cortina”, “El Peor”, “Pasillos”, puf, un montón de temas de su ex banda, que se mezclaron con “Another Brick In the Wall” de Pink Floyd, “Come together”, de los Beatles y temas de Sumo como “Heroin” y “No acabés”. Noche corta pero perfecta para satisfacer todos los gustos.
 
Para los últimos dos de la noche invitó a Catriel, baterista de Divididos, para que los ayude en “Día Feliz” y el tema de Divididos “Ala Delta”. El publico, agradecido, no pidió nada más y se fue contento.

Si a Las Pelotas le queda mucha vida, la gente seguramente sabrá evaluarlos en su próximo examen, cuando saquen un disco sin Sokol. Alejandro, en cambio, tiene la ventaja de poder sorprender con sonidos nuevos e ideas distintas, porque el público, a esta altura del partido, no tiene idea qué esperar una vez que Sokol se meta en un estudio.

TODAS LAS FOTOS