Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cuarteto de Nos

Esos cuatro vecinos raros

Cronista: Gentileza: Sabrina Barbalarga | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

20 de Junio, 2008

Esos cuatro vecinos raros

El pasado sábado El Cuarteto de Nos con buena música, humor e ironía hizo delirar a sus seguidores de este lado del charco en El Teatro de Flores.

Con más de 20 años de carrera, y un importante reconocimiento en su país de origen, el Cuarteto de Nos recién se hizo conocido más masivamente de este lado del Río de Plata con su última placa “Raro” (2006), uniéndose al furor del rock uruguayo que impartieron en el país La Vela Puerca y NTVG hace ya algunos años.

Después de haberse presentado en Mendoza, Córdoba y Rosario, el sábado le tocó al público porteño presenciar a este cuarteto oriundo del país vecino. A eso de las 21 se abrió el telón de un Teatro que desbordaba de viejos y nuevos seguidores, grupos de jóvenes y familias enteras. La banda integrada por Roberto Musso (guitarra y voz), Ricardo Musso (guitarra y voz), Santiago Tavella (bajo, piano y voz) y Álvaro Pintos (batería) inició el show al ritmo de “Hoy estoy raro” y siguió con “Ya no sé que hacer conmigo” y “Nada es gratis en la vida”, todos temas del último disco, el cual los llevó a afianzarse en la escena local. Luego siguió la divertida “El calzoncillo a rayas”, cantada por el bajista, al igual que “El karaoke de mi noviecita” y “Ya te vas a mejorar”, más entrada la noche.

La puesta en escena fílmica, que consistió en una pantalla dividida en varios cuadros donde se proyectaron videos durante todo el show, además de proyecciones en el bombo de la bata, fue un agregado interesante del show. También la cuota de humor, muy característica del cuarteto, fue un punto fuerte del recital, con un monólogo al estilo “pastor brasileño” hecho por Roberto en “Al cielo no”, entre otras cosas, que junto con la conexión que sabe establecer esta banda con sus seguidores llevaron a que, a lo largo de todo el recital, el público no dejara de corear, agitar y apoyar ni un solo momento a sus ídolos uruguayos.

La noche también contó con un set acústico en el que el líder del grupo, solo en un banquito con su guitarra, arrancó con una tranquila versión de “Me hace bien, me hace mal”. Después se le unió la banda en “El guardián del zoo” un viejo tema, del álbum “Soy una arveja” (1986) y siguieron con una versión “aggiornada” y medio electrónica de “Andamio pijuan”, para que Santiago cerrara este momento íntimo de la noche al ritmo de “Pobre papá”, y el teatro entero coreara con énfasis la crítica y a la vez humorística estrofa “si el trabajo es salud, que trabajen los enfermos”.

Hacia el final tampoco faltaron los hits de la banda como el pegadizo “Yendo a la casa de Damián” que puso a todos a saltar, el egocéntrico y narcisista “Me amo” o el sesentoso “Bo Cartero”. Finalmente, luego de una hora y media de rock con letras poco convencionales, cubiertas de metáforas, críticas, ironías y humor ácido, los vecinos charrúas cerraron con “Así soy yo” una noche original y llena de energía.

En resumen, el pasado sábado El Cuarteto de Nos levantó la temperatura de El Teatro de Flores con un recital muy original a base de buena música, cargado de humor e ironía, y estableció, como es costumbre, una conexión muy especial con su público que pocas bandas saben lograr, confirmando una vez más que tiene todo lo que se necesita para triunfar en la escena local.

TODAS LAS FOTOS