Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cola de Pato

Levantando vuelo

Cronista: Gentileza: Juan Manuel Blanco | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

27 de Junio, 2008

Levantando vuelo

Cola de Pato se presentó en El Teatrito para enseñar los temas de su primer disco, “Haciendo pie”, de próxima aparición. La banda de Lomas del Mirador brindó un recital con varios invitados, entre ellos Alejandro Sokol, y con una fantástica puesta en escena, que logró colmar las expectativas de todos sus fans.

El show comenzó a todo trapo entre humo, luces y una pantalla que le daba la bienvenida a todo el público que sobre la hora se acercó a El Teatrito a recibir una gran dosis de rock y algo más. La banda abrió el juego con “Vacío”, y una gran masa de gente mareada se puso a bailar sin titubear la rumba más audaz, entre un juego de luces que danzaban sobre el humo produciendo una de las más bellas postales de la noche.
 
Por suerte la fiebre que invadió el cuerpo de Diego Pollano (Voz y guitarra), no le restó fuerzas ni a él, ni al resto de a la banda (Cuky Núñez en guitarra, Gustavo Signes en bajo, Rubén Lange en batería y Guido Trenti en teclados) y desplegaron una gran energía que se adueñó de todo el lugar. Siguieron con un repertorio que elevó la temperatura y la emoción del público, que con gran ímpetu comenzó a preguntarse: “¿Si esta no es la fiesta, la fiesta donde está?”  .

Llegaron los primeros invitados de la noche, una pareja de bailarines de tango que bailó al ritmo del 2 x 4 mientras sonaba “Maldita perra”, una especie de tango rockero, que concluyó con la pareja desplegando un enérgico rock and rolll, sacándole viruta al escenario, obsequiándoles a la gente una grata sorpresa, de parte de una banda que se caracteriza por brindar en las tablas siempre un poco más de lo habitual.

Luego de un breve receso tras el telón que sirvió para organizar un poquito el show, siguieron temas como “Te voy a esperar “y “Llenos de ilusión”, que tuvo una breve introducción a cargo de Diego, asociándolo con la ilusión del pueblo para que se termine el conflicto entre el campo y el gobierno.

La noche continuó con un  hermoso acústico, sólo para entendidos, que hizo despegar a la gente de esta cruda realidad, y sirvió como preludio al primer cover. “El que no canta, está en otro show”, arengó Diego, y comenzó el hermoso punteo de “Muy despacito” ese viejo y efectivo tema de Los Piojos que erizó la piel de la gente, y que es capaz de arrebatarle una lágrima a la misma locura.

Pero el plato fuerte se hizo presente cuando un alegre Alejandro Sokol, amigo de la banda, irrumpió, primero desde la batería y luego tomó el micrófono para cantar “Bombachitas rosas” uno de los tantos hits en su larga trayectoria como cantante de su ex banda, Las Pelotas. Siguieron con “Haciendo pie”, el tema que el Bocha grabó en estudios, imprimiéndole una fuerza que pocas bandas se pueden dar el lujo de desplegar.

Luego de la merecida ovación que se llevo Sokol, el escenario fue abordado por las caderas hipnóticas de Celeste, una bailarina de árabe que movió su vientre para encantar al público y para reírse, como lo hace la banda, de las rígidas estructuras del rock. Esta fue la última sorpresa de una noche que empezaba a dibujar su final.

Sonó entonces “Brindemos”, una etílica oda a la amistad que amagó con ser el final, pero la noche ameritaba un par de temas más: era difícil que la gente abandone un recinto en plena ebullición. La banda también lo entendió así, y regaló “Flaquita belleza”, canción que está dando sus pasos por las ondas radiales y que promete catapultar a la banda a tocar en la primera del rock. La despedida fue con “De mi barrio”, previamente nombrando los distintos lugares de donde provenía su público, una hermosa canción que habla sobre el querido barrio, cualquiera sea este, y el inevitable transcurso del tiempo que da paso a la nostalgia y logra sacarte un lagrimón.

Cola de Pato dio un show espectacular y presentó su primer disco de manera soñada, con una gran puesta en escena que demostró que si hasta ahora venían haciendo pie por la hermosa cornisa del rock, tienen elementos para desprenderse de la misma y levitar en el aire.

TODAS LAS FOTOS