Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Carajo

Póngale play senora

Cronista: Gentileza: Sebastian Saavedra | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

05 de Julio, 2008

Póngale play senora

Lo de Carajo en el Estadio Obras fue tan bueno, que parecía un DVD. Una banda de nivel internacional, que parece carecer de la magia del vivo.

La noche en el actual Pepsi Music arrancó con Silicon Fly, una banda uruguaya con claras influencias de Audioslave, con la particularidad de cantar en inglés y con un gran despliegue sobre el escenario. A eso de las 21.30, las luces del estadio se apagaron, y el demoledor trío compuesto por Corvata, Vilanova y Langer salió a escena con el comienzo calcado de  su último disco “Inmundo”. Primero el track de  “In” y luego “Histeria, tv, canción de moda”. Así continuaron una tras otra “El error”, “Chico granada” e “Inocencia”. El despliegue de la banda arriba del escenario pintaba impactante, con un buen sonido y una gran puesta en escena de luces, pero…

El nivel de exigencia pareció plantado tan alto, que el show entró en una gran meseta luego de la acertada interpretación de “Sad but true” de Metallica, con Javier “El Canario” Compiano de Plan 4 como invitado en la voz. En ese frenesí de rutina, sonaron “Una oportunidad”, “Zion”, “Alma y fuego”, “El llanto”, “Entre la fe”, “Acorazados”, “El Vago”, “Salvaje”, “El que ama lo que hace” y “De hoy no pasa”.

Excusados tal vez en el agotamiento producido luego de una gran gira por América, el segundo punto alto de la noche lo tuvo otra vez con un invitado: “Él más que nadie, sabe el verdadero sentido de esta canción. Recibamos con un aplauso grande a Fernando de Catupecu”. La invitación de Corvata llegó en el momento justo, y el frontman Ruiz Díaz hizo una inapelable versión de “Triste” dedicada a su hermano Gabriel.

Ahí el show comenzó su recta final con “Sacate la mierda”, “Conquistador”, “Hacerse cargo” y “Joder”, para llegar a un the end “improvisado” (pero se notaba que no) con más invitados. Subieron Cristian Aldana de El Otro Yo y Abril y Agustín Rocino de Cuentos Borgeanos para cerrar el show con un tema de Ramones y otro de Nirvana.


Carajo es una gran banda, que presenta un buen show, una gran puesta en escena, una excelente combinación musical, pero que parece faltarle una pizca de sentimiento a la hora de llevarlo al vivo. Es un DVD en escena, que no es poco, pero que genera un sinsabor cuando parece que está todo tan excelentemente guionado.

TODAS LAS FOTOS