Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Nube 9

Con su blanca brillantez

Cronista: Gentileza: Fernando "Chatarra" Fauszleger | Fotos: Beto Landoni

09 de Agosto, 2008

Con su blanca brillantez

El Álbum Blanco parece cosechar muchos adeptos en el público beatlemaníaco y rockero local. Al menos eso se vio el sábado pasado en el show que Nube 9 realizó en el Teatro IFT, para interpretar ese disco doble en el año de su 40º aniversario.

Con las 600 butacas de la sala colmadas, el concierto marcó un hito en la breve vida del grupo que lideran Fernando Blanco (ex Súper Ratones, en bajo, voz y guitarra) y Lucrecia López Sanz (The Beladies, en guitarra y voz). Es que se trató de la primera presentación que llevan a cabo en una sala grande, luego de años de llenar el Cavern Club porteño, presentarse con éxito en la “Beatle week” de Inglaterra y visitar varios escenarios del país, siempre con producción autogestionada.

Nube 9 no respetó en su show el orden de los temas del disco, ya que optó por agruparlos en tres partes diferenciadas: la primera, eléctrica; la segunda, acústica y con el material más raro y la tercera, de electrónica y rock. Comenzaron con “Back in the U.S.S.R.” y del primer segmento sobresalió “Dear prudence”, un tema que Lennon le dedicó a la hermana de la actriz Mia Farrow, con un arpegio insistente en la guitarra que erizó la piel, muy bien tocado por Lucrecia, quien también se destacó en la segunda voz, junto a uno de los tecladistas, Juan Pablo Ezquerra. Con “Yer Blues”hubo duelo de guitarras: Julián Carranza desgranaba notas eléctricas con su Fender Telecaster Thinline mientras que la violera le retrucaba sacando chispas de su Gibson SG para trenzarse en un solo que, en este caso, no respetaba el original.

“Savoy truffle”, un tema de Harrison –el beatle más festejado por el auditorio durante la noche- le dio un color diferente al repertorio: el negro. Este rockito, al parecer inspirado por la adicción a los chocolates de Eric Clapton, contó con unos saxos de película a cargo de Pablo Cardone y Gerardo Santos y mostró cuán variada era la composición de los Beatles en esa época.

De la segunda parte resaltó la recreación que Fernando, Juan Pablo y Juan Borsato (teclados y coros) hicieron de “Revolution 9”, el experimento sonoro que John incluyó en este doble LP. Aquí Blanco desplegó su faceta didáctica, una habitual costumbre en los shows de Nube 9, explicando que Lennon habría querido expresar con este tema el clima político y social del ’68, con el “Mayo Francés” como hecho paradigmático.

El contraluz rojo del escenario y la extrañeza de la obra generaron un clima atípico que festejaron tanto la platea como el pullman, y sirvió además para saber que el líder del grupo puede agregar a su faceta de multi instrumentista la ejecución de “papeles”, que usó para algunos efectos sonoros. 

Muchas canciones fueron bien recibidas por el público, como por ejemplo el ska “Ob-la-di, Ob-la-da”, el clima de fonda de “Don’t pass me by” (con autoría de Ringo y cantada en esta ocasión por el baterista Emanuel "Kiki" Gaggino), el participativo “Julia” -con los espectadores ayudando en el estribillo-, el aplaudido “Honey pie” y, llegando al final, la distorsión emotiva de “Helter skelter”.
 
Durante dos horas, Nube 9 recorrió con intensidad y lujo de detalles un clásico de la cultura rock del grupo más emblemático del planeta sin importarle mucho los grandes decorados, los peinados beatle y centrándose en lo estrictamente musical. Mención aparte para los comentarios de estudioso que Fernando intercaló entre las canciones, estableciendo un código particular con su público.

El bajista ex Super Ratones, con 22 años de rock en su haber, conserva intacta su pasión y fanatismo beatle y encontró en sus compañeros de Nube 9 los compinches ideales para festejar con su música cada vez que pueden.

TODAS LAS FOTOS