Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Hilda Lizarazu

La reina de la canción

Cronista: Pablo Andisco | Fotos: Beto Landoni

16 de Agosto, 2008

La reina de la canción

Hilda Lizarazu consolidó su buen momento con un show impecable en La Trastienda.

Mucha gente se acercó al barrio de San Telmo para una nueva presentación de Hilda Lizarazu, quien continúa cosechando los frutos de “Hormonal”, su excelente segundo disco solista. El concierto se inició con apenas quince minutos de demora, con el pulso beat de “Hace frío ya”, un clásico italiano de los ’60, y actual cortina de un conocido programa de televisión. Una escenografía austera contrastaba con un dinámico juego de luces que coloreaba cada canción. Así, “Niebla” se pintó de azul, “Hormonal” de verde y “Amenazas”, de violeta.

Con un sonido sin fisuras a lo largo de toda la noche y respaldada por una banda súper ajustada, Hilda repasó temas de Man Ray, la banda que comandó junto a Tito Losavio durante los ‘90 y de “Gabinete de Curiosidades”, su debut solista del 2004, todo en un distendido clima de café concert. Así, la cantante se permitió bromear con su público: “¡Están todos mandando mensajes!: ¿Hay muchos emos, bloggers, floggers esta noche?”, dijo antes de “D10S”, a propósito de las tribus de moda. A continuación, “El volcán” cerró la primera parte del show, con un electro-funky instrumental a cargo de Lito Castro (teclados) y Claudio Salas (batería), mientras los plomos preparaban el escenario para un set más distendido.

Acompañada sólo con su guitarra acústica de doce cuerdas, Lizarazu interpretó un tema nuevo, “Hombre noble”, y luego presentó a “alguien que quiero mucho”. Era Fabi Cantilo, quien se robó los aplausos de todo el bar, y juntas entonaron una versión fogonera de “Buscando un símbolo de paz”, un guiño a Charly García. El otro invitado fue Fernando Samalea, también muy aplaudido, quien acompañó a Hilda en “Primera flor”. El último tema de esta tanda fue una bella zamba, “La radiante”, otro estreno, ahora con Salas en bombo legüero y el guitarrista Amílcar Vázquez con la criolla.

Ya con todos los músicos en el escenario, la banda regaló un tema de Man Ray, “Zona roja”.y luego Hilda se puso unos anteojos azules para “Palermo Hollywood”, una descripción en forma de sátira del barrio porteño compuesta junto al bajista Federico Melioli. A partir de allí el concierto adquirió definitivamente un tinte rockero, que continuó con “Olvídate de mí” y “Gracias por nada” ambos de Man Ray y “Viaje fantástico”, con todas las luces prendidas. Para los bises quedaron dos covers: otra versión de “Buscando un símbolo de paz”, similar a la registrada en “Hormonal” y “Whole lotta love”, el clásico de Led Zeppelin. 

Hilda Lizarazu recorrió sus dos trabajos solistas, presentó temas nuevos y regaló viejas canciones de Man Ray. Su voz se mantiene intacta, la banda suena cada vez mejor y su público, que llenó nuevamente La Trastienda, disfrutó de otra noche mágica.

TODAS LAS FOTOS