Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Heroicos Sobrevivientes

Píntalo de rojo y negro

Cronista: Pablo Andisco | Fotos: Beto Landoni

23 de Agosto, 2008

Píntalo de rojo y negro

Con la excusa de presentar su cuarto disco, la banda de Tigre dio un concierto a la altura de su leyenda.

Luego de quince años de forjar su camino al costado del mundo rock, hubo un quiebre en la historia de Heroicos Sobrevivientes. Hacia 2003 su cantante, Segundo Gassiebayle se fue a vivir a España y el guitarrista y fundador, Fernando Pita, mantuvo la llama encendida bajo el nombre de Heroicos. El sábado, la banda de Tigre dio un paso más en su intento por recuperar el tiempo perdido y llegó casi a colmar el Teatro Roxy, en el punto más alto de concurrencia de una escalada que se inició con la vuelta de Segundo, hace casi dos años en Niceto, y siguió con un alto promedio de shows en Capital y Gran Buenos Aires.

En este caso, el concierto fue atípico, ya que esa misma noche estaba saliendo a la calle “Gloria eterna”, el demoradísimo cuarto disco de estudio, que finalmente se editó de manera independiente. Por eso, el hall del teatro presentaba una postal distinta, con los seguidores amuchándose en el stand para conseguir el primer material de Heroicos en ocho años. Sin embargo, lejos de tratarse de novedades, casi toda la gente conocía las canciones, un poco debido a la frecuencia con que la banda venía tocando en vivo, y otro gracias a una copia a medio terminar que venía circulando desde hace tiempo por Internet.

Cerca de las 22 se abrió el telón y la banda arrancó con “Vivo y bien”. La primer parte del show estuvo dedicada a la presentación formal del disco, mostrando un material algo más hardrockero que los trabajos anteriores. La actual formación cuenta con el impecable ex Redondos Walter Sidotti en batería, Bruguera en bajo y Lucky Luciano en guitarra; más el aporte de Alein Yoberno en percusión y Federico Selles en teclados.

Fernando se adueñó del micrófono para “Sangren las calles”, un hard rock con aires kisseros y “Salvaje sentimiento”. El destino de hit es para “Malherido”, con la fórmula que mejor le sale a la banda: el fraseo hablado de Segundo al estilo Lou Reed y el estribillo con el espíritu rocker de los Stones de los primeros ’70. “Joyas me traerás” cerró la primera parte del show, y un brevísimo intervalo dio el pie para el sprint final de los viejos clásicos heroicos.

“Mucho por sangrar” fue el tema elegido para esta furiosa segunda parte, que siguió con “Brilla para mí” y “Gato callejero”. El cierre erizó la piel de los viejos seguidores, con fragmentos de “Resurrección” cantados sólo por ellos y “Rojo y negro”, con luces rojas bombardeando el escenario y una coda algo desprolija, pero bien rocanrolera. Pese a un amague de bises que no se concretó, la gente se retiró feliz, cantando aquello de “los Heroicos, te sigo a todos lados, a mí no me interesa que suenes en la radio” y, luego de tanto esperar, con un disco bajo el brazo.

A veinte años de sus primeros pasos, tal vez “Gloria eterna” funcione como una segunda fundación para Heroicos Sobrevivientes. Tienen público, actitud rockera y, fundamentalmente, buenas canciones para conquistar el espacio por el que vinieron peleando todo este tiempo.

TODAS LAS FOTOS