Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Las Pastillas del Abuelo

Una crisis tardía

Cronista: Gentileza: Sebastian Saavedra | Fotos: Beto Landoni

29 de Agosto, 2008

Una crisis tardía

Las Pastillas del Abuelo presentó su disco “Crisis” en el Microestadio de Argentinos Juniors. A pesar del lleno total, la salida del álbum tan cercana a la fecha del show, generó una noche con altibajos.

Nadie tiene la fórmula exacta ni perfecta de cómo ni cuándo hacer un show. Pero los libros indican que primero se saca el disco y se lo presenta en vivo luego de un tiempo en el cual la gente lo masera, lo escucha, lo incorpora. Las Pastillas del Abuelo eligieron dar a luz su nuevo trabajo discográfico, “Crisis”, la semana anterior a su presentación. Y eso, en una banda cuyo motor en vivo es la devoción que pone la gente, terminó generando un show no tan cálido como otros.

Un microestadio totalmente colmado estalló cuando los chicos de Caballito se presentaron en escena. Después de una introducción, sonaron “Cerveza” (cantada a pleno por la gente), y “Cubano”. Pero luego, de las quince canciones que siguieron, diez pertenecieron al nuevo disco, editado cuatro días antes del show. Solamente los más fanáticos pudieron disfrutarlo a pleno.

Algo importante para remarcar fueron algunos problemas de sonido, un tema que se viene repitiendo en todas las bandas que tocan en el Microestadio de Argentinos. Algo que suena extraño, por la seriedad que caracteriza a Las Pastillas a la hora de hacer una fecha, y también ocurrió con El Bordo. Los más impacientes no tardaron en darse cuenta, y sumándole a esto que no conocían los temas nuevos, se dispersaron un poco.

Para este momento solo faltaban diez temas en la lista, y parecía que el show aún estaba arrancando. La banda arriba del escenario demostraba seguridad, la iluminación y el sonido se ponían acorde con el gran motivo de la fecha, pero la gente, todavía parecía incómoda. Al toque sonaron “Tantas escaleras”, “Oportunistas”, “Casada”, “¿Viviré a conciencia esta elección?” y “Vuelta de tuerca”, que parecieron sacarle la modorra hasta al más somnoliento. Pero cuando la gente se despertó totalmente, el show estaba terminando, y muchos parecieron quedarse con las ganas, más allá del gran baile que se armó en los últimos dos temas de la noche, “Skalipso” y “¿Qué pretendo no saber?”.

Las Pastillas del Abuelo siguen su marcha a paso firme, pero tienen que ajustar algunas tuercas y aprender de sus errores para de a poquito meterse entre las bandas más importantes del rock argento.

TODAS LAS FOTOS