Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Pepsi Music

Heterogeneidad solista y musical

Cronista: Gentileza: Sabrina Barbalarga | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

03 de Octubre, 2008

Heterogeneidad solista y musical

La quinta jornada del Pepsi Music amenizó desde temprano con una variada oferta musical en un día que se caracterizó por las presentaciones solistas.

El segundo viernes del festival arrancó con un cielo gris que amenazaba con arruinar la tarde del puñado de gente que iba llegando desde temprano. Un día no tan concurrido y con un público casi treintañero fueron las principales características de esta jornada.

Minutos antes de las 16:00 Hilda Lizarazu abrió el escenario principal. Luego se presentó Borregos Border en el segundo escenario, y tras ellos salió a escena Adrián Otero, ahora solista, acompañado de una banda que incluye dos ex integrantes de Memphis La Blusera. El show arrancó con un clásico de su ex banda: “Moscato, Pizza y Faina”, y siguió con varios temas de “Imán”, su disco en solitario, para finalmente despedirse después de media hora de show con “La Bifurcada”, otro clásico de Memphis.

Más tarde le tocó el turno a El Cuarteto de Nos en el segundo escenario ante un Club Ciudad casi despoblado. La variada banda uruguaya abrió el set con “Nada es gratis en la vida” y “Hoy estoy raro”, las dos primeras canciones de “Raro”, su último trabajo discográfico. Luego siguieron su entretenido show con temas que combinaron diversos estilos y ritmos como el rock, el candombe y hasta el rap, cerrando su presentación con el hit “Yendo a la casa de Damián” e “Invierno del ´92”.

Pasadas las seis y media de la tarde, tal como estaba pautado arrancó su show La Portuaria al ritmo de “La Vaca atada”, tema que da nombre a su reciente disco. En seguida tres energéticos bailarines subieron al escenario y pusieron al escaso público presente a bailar con “Chiquita Pegó”. Sonaron algunos temas nuevos como “Camello” y “Amanece en la ciudad” pero no faltaron los hits de la banda como “Baby”, “10. 000 Kilómetros” y “Selva” para calentar un poco el ambiente con los viejos conocidos. Finalmente, La Porturaria cerró con “Qué me vas a decir” un show que sorprendió a más de uno que pensaba que se iba a comer el garrón de verlos por llegar temprano.

Inmediatamente después, cuando terminó de caer la tarde hizo su aparición un colado que no entró en el día reggae pero que no estaba de más en el día de los solistas: el Bahiano. El set arrancó con “Tarde Gris” y “Nómade” a los que le siguió “No Mires Atrás”. La lista continuó plagada de hits, tanto de su pasado en Los Pericos como de su presente solista, y con algunos covers. También metió un medley con “Pupilas Lejanas” y “Sin Cadenas” y tocó “Hombre al agua”, de Soda Stereo. Finalmente cerró un show divertido e hiperhitero con un enganchado de tres temas del rey del reggae, Bob Marley.

Siguiendo con los artistas que hicieron furor en los noventa, los veinteañeros y treintañeros que acababan de ver a La Portuaria y al Bahiano y todos los que seguían llegando, continuaron rememorando su adolescencia con el show de Fito Páez. El rosarino no se limitó a interpretar sus hits sino que también “homenajeó” a Led Zeppelin y hasta hizo reversiones de algunos de sus temas. Así fue como Fito sorprendió a los presentes con “Heartbreaker”, clásico de Zep y con Fernando Ruiz Díaz de Catupecu de invitado en “Ciudad de pobres corazones”. Un repertorio bien pensado para un festival y algunos pasajes intensos hicieron al show respetable y permitieron a los presentes disfrutar de una presentación colmada de hits y buenas melodías.  

Unos minutos después de las 21 empezaba a tocar Gran Martell, la última banda del tercer escenario. Durante todo el día desfiló por esa misma carpa un combo muy variado y no tan solista como se vio en los escenarios grandes. Abrió Lobo Suelto allá por las 15:30 y le siguieron Abundia, Anetol Delmonte, Los Mini Coopers, Coki and the Killers Burritos y Baltasar Comotto entre otros, con sus más diversos estilos siguiendo la línea heterogénea del día.

En el mismo momento que Gran Martell hacía su presentación, empezaba en el Escenario Claro el show de alta calidad artística de Gillespi. Marcelo Rodríguez y los suyos cautivaron al publicó con distinguidos grooves y grandes melodías durante poco más de media hora. Además contagió la risa entre los presentes al presentar de una manera irónica y particular a cada uno de sus músicos y aclarando antes de tocar un tema puramente instrumental que esa era una canción de protesta, pero que como no tiene letra, nadie se enteró que habla mal de un ex presidente. Finalmente Gillespi y su banda cerraron un espectáculo no apto para cualquiera con una versión funk de “Come Together” el clásico de los Beatles y dieron paso al show internacional tan esperado de la noche.

Quince minutos antes de las 22, Dave Matthews Band arrancó con tanta energía su show que al parecer hizo que saltaran los tapones del Club Ciudad y hubiera un apagón general en el Escenario Pepsi a minutos de empezado el show. Al parecer, de las crisis energéticas ni las gaseosas se salvan. Después de unos minutos la luminaria volvió a funcionar pero el sonido tardó un poco más en regresar. Durante ese lapso, Dave Matthews bajó del escenario y arengó a su público mientras la banda seguía tocando sin amplificación. En ese mismo momento el público coreó una y otra vez “Dave Matthews” para apoyar a la banda pero además aprovecho la ocasión para aclamar irónicamente a “Coca Cola” y boicotear a los auspiciantes.

Cuando todo volvió a la normalidad, Dave Matthews pidió disculpas por lo sucedido y el grupo siguió improvisando y enganchó esa base con la siguiente muy naturalmente. Dave hizo mención del saxofonista de la banda recientemente fallecido, Leroi Moor y tocaron algunos temas en su honor. La banda supo combinar folk, funk y hasta rumba con una plasticidad sorprendente. Luego de casi dos horas de un show de altísima calidad musical e interpretativa los estadounidenses amagaron con retirarse pero volvieron y cerraron bien arriba con un cover de Bob Dylan la quinta jornada de este festival en el que definitivamente se lucieron

El día se caracterizó por la presentación de solistas de los más variados géneros. Fue tal vez el día que apuntó más a los grandulones de veintipico que saben disfrutar espectáculos de alta calidad artística pero que también se divierten recordando aquellos hits de la adolescencia. Las bandas que tuvieron auge en los noventa mostraron lo suyo, pero lo más interesante llegó hacia el final con los shows de lujo de Gillespi y Dave Matthews Band.

TODAS LAS FOTOS