Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Kevin Johansen

THE CITY ZEN KEVIN

Cronista: Gentileza: Gaby Salomone | Fotos: Beto Landoni

19 de Marzo, 2005

THE CITY ZEN KEVIN

Obedeciendo a los dictados de su estilo ecléctico, Kevin Johansen hizo una presentación a sala llena en el ND/Ateneo. Repasó temas de sus tres discos frente a un público que no dejó de acompañar sus ritmos en todo momento

Con una enorme banda y un repertorio que incluyó sus viejas canciones, Kevin Johansen realizó un show de dos horas entre los boleros, las milongas y ese jazz tanguero y meloso al que su público se manifestó bien acostumbrado.
Vestido de negro y con su infaltable acústica al hombro, el cantante nacido en Alaska, mitad argentino- autraliano, abrió con “milonga subtropical” corte de su último disco “City Zen” , sucesor del exitoso “Sur o no Sur” del cual también interpretó temas como “Chill Out James” , “Cumbiera Intelectual” y “No seas Insegura” .
El cantante que supo definirse como “desgenerado” porque su música no se detiene ni obedece a los dictados de un estilo, planteó un recorrido musical nutrido de la fusión de la rumba, la cumbia, el tango, la milonga y el hip hop.
Frente a un público que no dejó de acompañar sus canciones con aplausos y coros en todo momento, Kevin Johansen demostró que no necesita el alarde de un humorista sobre el escenario. Pues las letras de canciones como “Desde que te Perdí” o la interpretación de “Oops” , que denotan la marcada influencia de Leo Maslía y Les Luthiers, no se privaron de sacarle una carcajada a la audiencia.
Y como si su particular mezcla de géneros no alcanzara para definir un estilo propio, al promediar el show, Kevin Johansen dejó en claro que su naturaleza es la de probar constantemente. “Vuelvo con un viejo experimento” , dijo el cantante mientras llenaba con agua un juego de copas montadas sobre una mesa al pie de su micrófono. Las afinó minuciosamente con una pajita, tomó una cuchara y lo demás fue una imperdible interpretación de “Living in a Story” , corte de su placa “The Nada” .
Para el final del show, dejó clásicos como Guacamole y Che Donald´s. La banda integrada por dos saxos, un bandoneon, un charango, percusión, guitarras y bajo se lució como grupo y cada uno individualmente, y algunos de los favoritos fueron “No voy a ser yo” del disco, City Zen, compuesto junto a Jorge Drexler; y Atahualpa you Funk un inverosímil homenaje al folklorista.
TODAS LAS FOTOS