Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cuentos Borgeanos

Borges y la gota gorda

Cronista: Gentileza: Leandro Falcón | Fotos: Beto Landoni

27 de Noviembre, 2008

Borges y la gota gorda

Cuentos Borgeanos sigue repartiendo “Felicidades”, su tercer disco, ésta vez en La Trastienda.

El jueves pasado, el día en que la sensación térmica pasó la barrera récord de los 40 grados, se desarrolló la calurosa presentación de la banda liderada por Abril Sosa, que supo ser baterista de Catupecu Machu hasta su tercer y muy recomendable disco, “Cuentos Decapitados”, editado en el 2000. Dos años después dejó una banda en pleno crecimiento para dar rienda suelta a Cuentos Borgeanos.

“¿Hace calor?, ¡ahora va a hacer mas calor!”, sentenció el cantante, antes de empezar con el primer tema: “Canción del Agua” (¿chiste térmico o decisión premeditada?) y mientras cantaba, bendecía al público con su botellita de agua: “en nombre del hijo y el anti hijo” (el filósofo alemán preferido de Sosa, Friedrich Nietzsche, presente).

La banda realizó un repertorio justamente repartido entre sus tres discos: “Fantasmas de lo Nuevo” (2002), “Misantropía” (2004) y “Felicidades” (2007). Un detalle simpático del show fue que, a medida que iba trascurriendo, los músicos fueron manejando distintos matices de sonido y, para algunos temas, distintas formaciones; navegando heterogéneos matices a la par del desarrollo del concierto. Luego del primer tema, hicieron un triplete de su última y colorida placa: “Cuenta Despacio”, “Romanticólogo” y “Sortilegios”.

Luego de “Té Verde”, surgió un muy especial invitado a compartir el primer cover de la noche: Cristian Aldana, de El Otro Yo, se sumó al escenario para tocar “Alegría”,  tema de su banda, siguiendo la línea de las “Felicidades”; por lo menos literalmente.

No sé si será por sus poesías, por sus referencias académicas o por los lugares donde es más fácil encontrar los carteles promocionales de las fechas de la banda; pero hay algo en la propuesta de Cuentos Borgeanos que da la sensación de que su música no puede ser consumida por cualquiera. “Alimentando”, “Miramé” y una pegada de “13 segundos colosales” y “Desconcertado” fueron decorados por una serie de globos, para remarcar la festividad del asunto.

Luego Abril presentó a un invitado casi de la familia: Fernando Ruiz Díaz de Catupecu Machu, para interpretar “Felicidades”. “¿Tienen calor? Así es el rock”, avisó el cantante de Catupecu antes de empezar el tema. Y el clima se mantuvo, con algunos ritmos al palo: “Océano”, “El Extraño Caso de Mr. Nadie y Dr. Soy” y “Marzo”; para levantar el nivel de adrenalina. 

El final de la noche llegó con un broche de oro en clave de “Par Mil”, el tema de Divididos. La formación de Cuentos Borgeanos se amplió a las dimensiones de un “Set Satánico” (Abril dixit) conformado por Andrés Vilanova de Carajo en segunda batería, Macabre de Catupecu en segundo bajo, Cristian Aldana y Fernando Ruiz Díaz en guitarra y Pablo Romero de Árbol y productor de “Felicidades en voz. Una verdadera selección.

Cuando terminó el tema que reza “luz, luz, luz del alba, soy un hombre que espera el alma” Fernando preguntó por la posibilidad de hacer un bis con esa bendita formación y el “Set Satánico” accedió gentilmente a su pedido. Así se produjo la repetición de “Felicidades”, con coro involucrado de tres cuartas partes de la concurrencia.

De esta manera pasó la sudorífica presentación de Cuentos Borgeanos en La Trastienda, sin artificios ni senderos que se bifurcan, pero con mucha adrenalina y buenos sonidos.

TODAS LAS FOTOS