Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Madonna

Ver para creer

Cronista: Gentileza: Gonzalo Sanchez Segovia | Fotos: Beto Landoni

04 de Diciembre, 2008

Ver para creer

La reina del pop dio el primero de sus cuatro shows en Buenos Aires en un Monumental colmado de fans.

Esta nueva visita a la Argentina tuvo de todo: pelea con su esposo, nuevo novio, retraso de vuelos con equipos, visita a la presidenta y fans siguiéndola a todos lados, entre otras cosas. Pero finalmente el jueves a la noche y luego de una apurada y problemática reprogramación de fechas, Madonna piso el escenario de River junto a sus bailarines y toda la parafernalia que eso implica.

En este caso la diva llegó a nuestro país con su gira “Sticky and sweet tour” para presentar su más reciente trabajo discográfico Hard Candy (2008), por lo tanto, con media hora de retraso la cantante apareció sentada en una silla como una reina y dio comienzo al espectáculo con “Candy shop” primera canción del disco, la reacción de la multitud conjunto de asombro y desahogo después de tanto esperar fue increíble, teniendo en cuenta que había más de 65 mil personas, se puede decir que eso también es un show aparte.

Este espectáculo se divide en actos que varían con cambios de vestuario y diferentes apariciones de los bailarines y la ambientación dada por las pantallas y cada canción es una escena, también ella es muchas veces ayudada al cantar con pistas (cualquiera diría que es imposible moverse tanto y cantar al mismo tiempo). Antes de “Beat goes on” Madonna saludó y el despliegue de bailarines e imágines continuó, esta vez también apareció en escena (aunque nadie allá visto de donde salió) un auto que utilizaron para la coreografía. El tercer tema fue “Human nature” y en las pantallas aparecieron: Britney Spears, Pharrel Williams y Kanye West que por momentos hasta pueden participar de la coreografía. Así terminó el primer acto.

El segundo continuó con más canciones tales como “Vogue”, “Into the groove”, “Heartbeat”, “Borderline”, del disco Madonna de 1984, donde utilizó la guitarra que saca en varias canciones, en “She is not me” se pudieron ver las diferentes épocas de la diva y sus muchos y variados cambios de look.

Para esta nueva etapa del show, la mejor y más entretenida, ella y sus bailarines le dieron un toque flamenco a sus vestuarios y movimientos y con verdaderos músicos gitanos (tres guitarras españolas y un violín) le dieron un toque especial al set donde sonaron: “Rain”, "Devil Wouldn't Recognize You", "Miles Away" y "La Isla Bonita", en esta parte Madonna demostró como llevar adelante un show para semejante multitud y como seguir siendo siempre la protagonista incluso cuando la mirada principal está puesta sobre los excelentes bailarines, la escenografía o, en este caso, los geniales gitanos. El momento más especial fue cuando ella tomo una guitarra acústica para cantar “Don’t cry for me Argentina” y ver como las pantallas donde se podía ver la bandera de nuestro país hacían desaparecer a la reina del pop.

Volvió a escena y sonó “Get stupid” y en las pantallas (un elemento indispensable para el espectáculo) se pudieron apreciar varios personajes de la historia de la humanidad, desde Hitler a Obama pasando por Kennedy y Gandhi, también pasaron algunos de los tantos e inoxidables hits con los que cuenta como “Like a prayer” y “Ray of Light” y luego para finalizar a puro baile “Hung up”, en una versión más metalera y “Give it 2 me”.

La indiscutida reina del pop volvió a la Argentina y en la primera de las cuatro presentaciones que dará en Buenos Aires demostró porque es la reina y que el increíble espectáculo que brinda es más que un recital, lo único que queda es ver para creer.

TODAS LAS FOTOS