Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Miguel Botafogo

BLUES... MAESTRO!!!

Cronista: Gentileza: Gaby Salomone | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

16 de Abril, 2005

BLUES...  MAESTRO!!!

A sala llena, un lúdico y no menos carismático Botafogo no se privó de nada: presentó su última placa “Don Vilanova” y junto a Juanse le rindió homenaje al Carpo.

Las entradas estaban agotadas, ergo la memorable convocatoria hizo que el ingreso al ND/Ateneo fuera lento y generara un ligero retraso de una hora para que comience el show. Si, decimos ligero porque no había dudas de que la noche se perfilaba a puro blues, incluso antes de que Botafogo pise el escenario. Ya bastaba con asomarse a la sala para impregnarse de la música negra.

Allí sobre el escenario los chicos de “Blues and Trouble” hacían la previa mientras la gente se acomodaba en sus butacas. Sencillos y en un clima que parecía de fogón, sentados estaban Sebastián (voz), Fernando (armónica), Damián y Guillermo (guitarras) para deleitar la espera con una serie de covers de los legendarios John Lee Hooker, Robert Johnson, y Willie Dixon.

Tras el aplauso, bien merecido, a los teloneros, la oscuridad invadió por completo la sala, las palmas se agitaron nuevamente y sobre las tablas una luz intensa y directa ubicó la figura del hombre de plata detrás del micrófono. Si, así, de color plata estaba íntegramente vestido Botafogo y en sus manos la guitarra al tono encandilando de brillo.

En silencio y con mirada picaresca se puso a jugar, utilizó el impacto de la luz en el instrumento y a modo de espejo se valió del reflejo para enfocar a la audiencia en los diferentes sectores de la sala. Los aplausos no cesaron hasta que el músico entonó los primeros acordes de “Blues de Santa Fe” . Y... era inevitable, casi imprescindible abrir con un homenaje a al Carpo.

Lo que vino después ya fue la puerta de entrada a “Don Vilanova” (la novena y recién estrenada placa de su carrera solista), los músicos se ubicaron en sus instrumentos y ya con la banda completa sobre el escenario, Botafogo se desató con “Tanya” .

Podría decirse que lo que vino luego no fue más que varios shows en uno, pues en cada tema Botafogo procuró generar un momento especial entre chascarrillos, reflexiones, despliegue de invitados e instrumentos.

Sin dudas, la noche encontró un Botafogo lúdico y carismático, que no dejó de interactuar con el público, que por su parte se mostró no solo receptivo, sino por demás participativo. Así fue a la hora de presentar “I can’t stand de pain” , cuando el músico pidió la colaboración de la sala: “¿Tienen llaves o cualquier otro instrumento?” , bastó que terminara la frase para que todo el auditorio agitara sus llaveros al compás del blues.

Detrás vinieron lo temas “Don Vilanova” (que da nombre al disco), “Ya va siendo hora” , “Miles” , “Los Nadies” y la baladita “A contra luz del Alba” , con ellos el escenario comenzó a poblarse. Los invitados se fueron alternando entre el hijo de Botafogo, Andrés, en batería, Cristina Dall (Blacanblues) en teclados, la armónica en boca de Patricio Rodríguez y los vientos: Medina (Saxofón) y Nahuel (trompeta).

Luego, la sorpresa de la noche llegaría con la irrupción inesperada de Juanse sobre el escenario. Ocurrió a la hora de interpretar el tema “Gallo Rojo” , cuando para despistar a la audiencia, Botafogo le pidió a todos los músicos invitados que se acercaran y en eso, como si nada se suma el líder de los Ratones Paranoicos guitarra al hombro. Por supuesto, también hizo partícipe al público a quien le pidió cacareos, aullidos y ladridos para corear el tema. La respuesta, claro, fue masiva.

Para cerrar con lo que Botafogo denominó “lo programado para la noche” se guardó, al igual que en el inicio del show, un homenaje al Carpo. Se lanzó con una versión de “Desconfío” que sólo fue interpretada con la voz del público a pedido y exigencia del guitarrista que en un momento del tema insistió “Mas fuerte que el quía no los escucha” , dijo con el dedo índice en alto señalando hacia el cielo la presencia de Pappo. Luego vino el emblemático “Tren de las 16” y Juanse volvió a las tablas, esta vez para sacarle jugo al micrófono.

Fue una noche a puro blues que se extendió más allá de las 2 de la madrugada donde Botafogo finalmente se despidió algunos clásicos de Willy Dixon como “I’m ready” y “The back door man”.
TODAS LAS FOTOS