Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Uri Caine

SOBRE CAINE Y OLIVE TRATANDO DE UNIR LAS AGUAS

Cronista: Gentileza: Martin Fernandez Cruz | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

28 de Abril, 2005

SOBRE CAINE Y OLIVE TRATANDO DE UNIR LAS AGUAS

Uri Caine se presentó en La Trastienda y logró dar un espectáculo donde un D.J. Olive no dejo indiferente a nadie. El Bedrock trío desembarco en Buenos Aires con una propuesta experimental, con pocos aciertos pero mucho vuelo.

La gente esperaba. El comienzo no llegaba. Se escuchaba el ruido de un vaso rompiéndose. La gente fumaba. Seguían pasando los minutos. De a poco iban quedando menos mesas vacías. La gente seguía ubicándose en sus lugares. Yo mascaba otro chicle. Finalmente la Trastienda logro llenarse. Media hora después de lo pactado el telón se abrió. La gente se torno de impaciente a eufórica. Uri Caine, Tim Lefevbre, Zach Danzinger (el Bedrock trío) y DJ Olive se ubicaron en sus puestos. Así empezó la noche…

Ya desde lo que podríamos denominar una “puesta en escena” se veía claramente la convivencia y el interés por lo nuevo. En el escenario dialogaron un piano y un Fender Rhodes por parte de Uri, un bajo eléctrico de una potencia increíble por parte de Tim y una batería correspondiente a Zach. Por otro lado, Dj Olive, la parte menos orgánica del conjunto, con las bandejas y la laptop. El problema surgió cuando el dialogo fue virando hacia la discusión.

Y es gracias a la tecnología que las aguas se dividen. Puristas y no puristas. Para los primeros, el hecho de juntar a un D.J. para colaborar con un músico que se orienta para el lado del jazz debe ser una ofensa terrible (tampoco olvidemos que el mismo Caine y Tim se sirvieron de estas nuevas plataformas). Para los segundos (quienes abrazan este tipo de avances tecnológicos), una forma de alcanzar nuevas fronteras musicales, de volcarse a un modo más experimental. Ni lo uno ni lo otro. Olive por momentos se acoplo mejor, por momentos no. Fue él quien, para bien o para mal, logro destacarse, incorporando desde una versión foránea de Gotas de lluvia veo caer a una música propia de las ferias de juegos, pero a pesar de esto, se lo notaba al margen.

A Caine se lo ve interesado en explorar, en bucear por todos los géneros posibles. Él mismo es el resultado de una mixtura extraña, Mahler por un lado, Wagner por el otro, el hip-hop, Miles Davis, etc.

Caine prueba de todo, y eso es destacable. En este caso no funcionó. Es difícil delinear el punto donde un elemento se usa de manera sobria y donde pasa a ser abuso. Caine por si solo hubiera podido agregar esos toques propios de una música mas electrónica, Olive no era tan imprescindible.

Aunque el Dj sorprendió, no logro enganchar la misma sintonía. Repito, Caine (junto a Tim (el showman de la noche) y Zach hubieran logrado algo mas jugoso. Un Uri muy comprometido pero no muy compenetrado y un Olive que fue por otra senda que a pesar de ser un músico notorio, no logro sumar en la ecuación final. O quizás yo sea un purista…
TODAS LAS FOTOS