Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

The B-52´s

Manteniendo viva la fiesta

Cronista: Gentileza: Christian Alliana | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

15 de Abril, 2009

Manteniendo viva la fiesta

En su segunda visita al país, The B-52´s demostró por qué en más de treinta años de carrera ha sabido ganarse un lugar como una de las bandas emblemáticas de la new wave mundial.

Luego de 17 años, The B-52´s volvió a la Argentina para presentarse en la noche del miércoles ante un Luna Park que lució con sus clásicas butacas en la parte del campo. Apenas pasadas las nueve, el grupo de Athens salió a escena para el deleite de sus fans que desde el comienzo con “Pump” y “Mesopotamia” se mostraron exultantes ante estos músicos que ya superan los 50 años pero que aún así se mantienen intactos. 

Es que las vocalistas Kate Pierson y Cindy Wilson junto al cantante Fred Schneider y  el guitarrista Keith Strickland sacaron a relucir toda su estirpe new wave y contagiaron al público con sus movimientos en hits inoxidables como “Private Idaho” o “Roam”. Sin embargo, también aprovecharon la ocasión para mostrar temas de su último álbum editado en 2008 luego de un receso discográfico de 16 años. Así pasaron el tema que le da título al disco, “Funplex”, junto a  “Ultraviolet”, “Hot corner” y “Juliet of the spirits” cantado solamente por Kate y Cindy.

Las palmas de la gente acompañaron el ritmo de “el amor en el año tres mil”, como lo presentó Fred Schneider, o “Love in the year 3000” para ser más formales. Y si hay algo que cabe destacar de B-52´s es que el cuarteto histórico se sostiene definitivamente en sus músicos sesionistas, la bajista Tracy Wormworth y el baterista Sterling Campbell (ex Duran Duran y David Bowie) sumados al tecladista Paul, quienes forman una base sólida que les permite a los cantantes desenvolverse con total naturalidad.

Ya en la segunda mitad del show, “Channel Z” permitió a los norteamericanos demostrar que también pueden rockear e incluso coquetear con el punk en la furiosa “Strobe Light”. Pero obviamente, su fuerte, y el motivo por el cual la gente se acercó en buen número al Luna Park, es el costado bailable de la banda que explotó más que nunca con “Love Shack” e incluyó un exquisito intermedio de funky disco. Para los bises finales quedaron “Planet Claire”, “Let´s keep this party going” y la surfer “Rock Lobster” que cerró la intensa noche del miércoles.

Luego de su presentación en 1992 en el marco del Coca Cola Rock Festival en el estadio de Vélez, The B-52´s volvió nuevamente a la Argentina e hizo bailar durante una hora y media a todo el Luna Park con sus hits inolvidables y un profesionalismo envidiable.

TODAS LAS FOTOS