Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Romapagana

Sacudiéndose todo

Cronista: Gentileza: Gonzalo Sanchez Segovia | Fotos: Beto Landoni

18 de Abril, 2009

Sacudiéndose todo

Romapagana se presentó en La Castorera mientras prepara su primer disco.

El sábado por la noche llegó el frío a la ciudad, y por eso, la espera en la cola para entrar al lugar se hizo más difícil. Afuera aguardaba un público heterogéneo, diferentes estilos, peinados, hombres y mujeres esperando para ver a Romapagana, la banda liderada por Andrea Prodan.

Cerca de las 2 los músicos salieron a escena vestidos con overoles, como acostumbran, y rodeados de cintas de peligro atadas a los micrófonos. Empezaron con un pequeño instrumental que se transformó en “Mosquito horror”. “Este es nuestro primer show del año, estuvimos dormidos, muy panchos, escondidos en el interior”, fueron las primeras palabras del cantante que entre tema y tema siempre acotó algo con la teatralidad que lo caracteriza.
 
La noche continuó con “Mind the gap”, mezcla de rap, funk y rock, “Sons of the star-spangled banner” y “Girl you want”. “¿Tocó Kraftwerk con Radiohead?, ¿Estuvo bueno?, ¿Por qué no lo pasan en la tele cuando ponen todo eso de la cerveza?”, se quejaba Andrea Prodan. Pasaron “The great British mistake” y “School jerk”, con influencias más punk, y luego “Waco”, donde el cantante recitó la letra como lo hacía Jim Morrison en muchas de sus canciones y “Shaking all over” un cover de Johnny Kidd.

La comparación de Romapagana con Sumo es inevitable; en realidad la comparación entre Andrea y Luca: son hermanos, tienen el mismo acento y cantan mitad en inglés mitad en español. Obviamente Andrea admira a su hermano, pero la originalidad de la banda y las características actorales de su frontman le dan paso a su propio estilo fresco, interesante y potente. 
 
Andrea es actor y utiliza bien esos recursos a la hora de cantar. Sufre, goza, vuela, viaja, se revuelca, hace gestos; todo esto al servicio de su música que empuja con fuerza la performance de la banda que lo acompaña integrada por Fabián “Rojo” Limardo, en guitarra, quien despliega varios efectos y aporta solos y melodías sobre la sólida base de Cristian “Pistón” Fernández, en batería y Diego Segovia en bajo.
 
“Nuestra intención es generar cierta energía que nos erotiza”, dijo el cantante, y para el final sonaron “Ordeñaste, mi amor?”, “Fly-by-Wire” y “It’s too mental”, para cerrar un show en el que la banda puede pasar del rock, la psicodelia o el pop al punk más furioso y al rock más duro.

Romapagana dio un show sólido, potente, diferente y muy teatral de la mano de su cantante, quién muestra características únicas a la hora de presentarse en vivo, pero también con buenas canciones que dejan al público impaciente a la espera del disco.

TODAS LAS FOTOS